LA SEVILLA DESCONOCIDA. LA TORRE DE DON FADRIQUE


Hoy quiero presentaros un misterio, un misterio de ambición, poder y amor que se produjo en Sevilla en la llamada torre de don Fadrique. Dicha torre se encuentra situada en la calle Santa Clara nº 30. En la actualidad no puede ser visitada, puesto que se encuentra en obras el convento colindante, pero, si alguna vez tenéis la ocasión, no dejéis de visitarla, su simple aroma te transporta a un mundo completamente misterioso…

LA TORRE DE DON FADRIQUE

 

El rey San Fernando había estado casado con la reina doña Beatriz de Suabia, de ilustre estirpe europea. Doña Beatriz dió al rey varios hijos, siendo el primero de ellos don Alfonso ” el Sabio”, quien después de la muerte de Don Fernando ocuparía el trono de Castilla y León con el nombre de D. Alfonso X el Sabio. El menor de los hijos fué el infante don Fadrique.
 

El rey San Fernando III

Sepulcro de Doña Beatriz de Suabia. Primera esposa del rey San Fernando

Cuando doña Beatriz murió, el rey, con casi 50 años de edad,  contrajo nuevo matrimonio con doña Juana de Pointiheu, con la finalidad de entablar relacines de amistad con Francia. la diferencia de edad entre el rey y doña Juana era demasiada pués ella tan solo tenía 17 años.

Imagen similar de mujer a la que se pudo parecer doña Juana de Pointiheu

Pero poco después de contraer matrimonio el rey se puso en marcha para conquistar Córdoba y Sevilla Las campañas le mantuvieron alejado de su esposa. El rey sólo se acercaba a ella por cumplir como caballero y cristiano y por obligación matrimonial, por lo que la joven tuvo varios hijos, más como deber que por placer.
Los reyes se vinieron a Sevilla y se instalaron en el Alcázar, pero el rey  por preocupaciones, por ejercitaciones piadosas y por una enfermedad que contrajo al pasar el Guadalquivir por Lora del Río, de la que nunca se repuso, se alejaba aún más de su esposa.
Cuatro años después doña Juana quedó viuda, joven, bella, sin haber sabido lo que realmente significaba tener un marido y sola en Sevilla sin más compañía que la de sus doncellas, ya que debido a la educación que debían de recibir sus hijos, aún pequeños, tan sólo los veía para darle un beso antes de acostarse.
Pero un día vino al Alcázar el infante don Fadrique, hijo de San Fernando, y por tanto hijastro de doña Juana aunque ambos tenían la misma edad. Don Fadrique nunca había vivido en Sevilla pero cuando llegó se vió obligado a acudir a presentar sus respetos a doña Juana. Cuando llegó al Alcázar, esta se encontraba, como solía hacer muchas veces, en el jardín cazando palomas con su halcón favorito, don Fadrique eligió el halcón y estuvieron conversando. Al día siguiente salieron juntos a cazar junto al Guadalquivir. Y a pesar de las críticas, las salidas continuaron.

Pintura de halcón

Llegó el invierno y la caza a la orilla del río resultaba difícil por lo que don Fadrique mandó construir una Torre para que la reina viuda pudiese cazar teniendo cerca un fuego aunque las explicaciones que él daba a quienes le preguntaban era que iba a construir una Torre para la defensa de la ciudad. Para los que entendían de estrategia militar esta explicación no fue muy convincente.
El rey Alfonso X para evitar las murmuraciones de sus nobles, trasladó la corte a Toledo. Pero la nobleza sevillana y el pueblo bajo se unieron a una guerra contra los amantes porque no podían admitir que una reina viuda se volviera a casar  ni tampoco que tuviera amores secretos.
Cuando la reina acompañada del infante  salían del Alcázar para dirigirse a la Torre de don Fadrique, se cerraban todas las puertas y ventanas de las casas antes de que llegara a su altura la reina.

Torre de Don Fadrique

El 24 de Junio, que era el santo de la reina, se enviaron más de 200 invitaciones desde el Alcázar, pero ni uno sólo de los invitados acudió al banquete. Fue este día cuando la reina ordenó recoger todas sus cosas y las de sus hijos para irse a Francia. Don Fadrique quedó desconsolado ante la noticia.
Al embarcar la reina en la Falúa, que era el barco de la familia real, situado en el embarcadero real, al surcar por el río  dirigió una última mirada con los ojos llenos de lágrimas a la Torre de don Fadrique que durante 3 años había sido su nido de amor. Con un pañuelo hizo una señal en dirección a la Torre dónde don Fadrique le hacía una señal de adiós con la mano.
Don Fadrique fue acusado y sentenciado a muerte por haber ofendido el decoro real por tener relaciones ilícitas con la viuda del rey.
Desde entonces la Torre de don Fadrique no volvió a ser usada y hoy en día sique ahí, en la calle de Santa Clara, como muestra del arte románico y gótico.

Vista de la Torre de Don Fadrique desde el Convento de Santa Clara con busto de Fernando VII

El diseño de la torre presenta una altura de tres plantas levantadas encima de un amplio zócalo y rematada en azotea con almenas. Es una estructura cuadrada de diez metros de lado aproximadamente con una puerta de estilo románico. Está protegida según declaración del Decreto del 22/04/1949, y la Ley 16/1985 en referencia al Patrimonio Histórico Español. La Junta de Andalucía la incluyó en el reconocimiento especial a los castillos de la Comunidad Autónoma de
Andalucía.

 

 

Gárgola situada en la parte superior de la torre

 

Foto del interior de la torre

Sobre la puerta de entrada de claro estilo románico se conserva una placa de la época de fundación con caracteres latinos y en latín y cuya traducción es la que sigue:

Puerta de acceso a la Torre

Esta torre es fabrica del magnífico Fadrique, podrá llamarse la mayor alabanza del arte y del artífice: a su Beatriz madre le fue grata esta prole del rey Fernando, experimentado y amigo de las leyes. Si deseas saber la era y los años, ahora mil doscientos y noventa y dos (1252) ya existía la torre serena y amena llena de riquezas.

Fuente: Libro Tradiciones y Leyendas Sevillanas, José María de Mena.
Fuentes fotográficas:

 

 

About these ads

6 comentarios to “LA SEVILLA DESCONOCIDA. LA TORRE DE DON FADRIQUE”

  1. jose antonio Says:

    gracias de nuevo por este relato y descubrimiento para mi,
    aunque no tengo mucho tiempo para leer por busca de trabajo siempre busco un ratito para leer vuestras historias . un amante de vuestros relatos . jose antonio

  2. José Becerra Gómez Says:

    Efectivamente, la Torre no es visitable, y lo que que le queda (las obras del Convento de Santa Clara que acaban de finalizar llevaban un retraso de ocho años).
    Sólo comentar una cosilla más: el busto que hay en el patio no es de don Fadrique, sino de Fernando VII, rey de España durante la invasión napoleónica, del que no he podido averiguar cómo ha podido llegar ahí.
    Saludos.

  3. avosetju Says:

    Hola José;

    Muchísimas gracias por tu maravillosa aportación y por tu comentario. Efectivamente es Fernando VII y no el Infante Don Fadrique, lamentamos el error. Ya está actualizado en la entrada.

    Gracias desde FETEJU

  4. avosetju Says:

    Hola de nuevo Jose Antonio;

    Nos alegra mucho volver a tener noticias de usted!! y nos complace que le gusten nuestras historias. Sus comentario siempre son más que bienvenidos.
    En nuestro blog vamos a publicar próximamente una entrada con un amplio listado de portales de internet a través de los cuales puedes buscar empleo. Espero que le sirva.

    Muchísimas gracias y esperamos pronto nuevos comentarios de usted.

    Un afectuoso saludo desde FETEJU

  5. Mariló Says:

    Yo pude conocer esa torre, tenía 16 años, allá por 1977. Nos la descubrió nuestro profesor de Lengua y Humanística en la Academia Mercantil Sevillana, don Manuel. Nos contó su historia y pudimos subir hasta la azotea almenada a través de unos costeros de madera apoyados en el interior de la última planta, no había escalera, supongo que habrían sido de madera y que no existían ya a causa del deterioro y abandono que sufría el edificio. Hubo que trepar dificultosamente, pero yo seguí a los compañeros y al profe, no podía perderme ese espectáculo tan interesante, las demás chicas se quedaron abajo, como mandan los cánones, pero yo soy una intrépida y pude disfrutar de algo que muy pocos han visto de esta Sevilla misteriosa nuestra. Algunos años después, se la quise enseñar a mi marido, pero ya sólo se podía visitar el exterior y ahora ni eso. Hace unos diez años, mi hijo estudió en el conservatorio de la calle Becas y pude volver a ver la parte superior desde una de las ventanas de la clase de piano. Me ha dado alegría volver a recordar aquellos tiempos. Gracias.

  6. avosetju Says:

    Hola Mariló;

    Pues si, es cierto, es una pena que ya no se pueda entrar dentro del recinto y mucho menos subir. Yo recuerdo que mi madre me llevó cuando era pequeña…me impactó y me llenó de curiosidad..recuerdo que justo en la entrada había una escultura de Dan Fadrique, luego tuvimos el privilegio de subir…simplemente fue una pasada… Es una pena inmensa que estas perlas de la Sevilla Desconocida se estén perdiendo. Pero gracias a comentarios de personas como tú, siempre seguirán vivas en nuestro recuerdo.

    Gracias por Comentar.

    Saludos y Felices Fiestas!!!


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 41 seguidores

%d personas les gusta esto: