Una médica salva en Granada, ante las urnas, a un interventor de IU.

Andalucía escribe hoy su diario de anécdotas

 

El rosario de anécdotas de la jornada electoral en la Comunidad Autónoma lo ha escrito en esta ocasión la provincia de Granada, donde han tenido lugar desde los primeros auxilios hasta desapariciones de papeletas.

La más llamativa sucedió en Pinos Puente. Independientemente del contenido del sobre que depositó una facultativa en su colegio electoral, su llegada fue afortunada para todos. Porque con la ayuda de un agente de policía consiguió salvar la vida de un interventor de IU, que acababa de sufrir una parada cardiorrespiratoria.

Mientras en el resto de Andalucía “la jornada transcurría con absoluta normalidad”, en Granada se produjo con una denuncia de Coalición Andalucista que detectó que las papeletas de su partido no se podían encontrar en las mesas de 19 colegios electorales de la ciudad. La Junta Electoral rechazó la denuncia y trasladó el caso a la Junta Electoral de la zona.

El PP (también en Granada) acusó ante la Junta Electoral al PSOE por repartir papeletas del voto a su partido a las puertas de los colegios.

 

Sin voto por accidente

 

IU perdió un voto de última hora. El cabeza de lista de este partido al Congreso de los Diputados por Granada. Manuel Morales, no pudo votarse a sí mismo, ya que un accidente de tráfico le obligó a estar en reposo y seguir desde la pequeña pantalla el desarrollo de las elecciones.  

La apertura de un bar en la capital requiere más de un año de papeleo.

Los jóvenes empresarios tienen que aplazar sus proyectos por la burocracia. Muchos comienzan con su negocio sin la licencia

Si está pensando en abrir un pub en Málaga, siéntese a esperar. Sólo el papeleo que requiere el trámite de licencia de apertura puede tardar un año. Y en el peor de los casos, cuatro, según la experiencia de M.D.S., quien regenta un café en el centro de Málaga sin tener aún licencia. «Me hubiera arruinado, porque sin ganar nada no puedes pagar un alquiler de 1.000 E al mes ni gastos», asegura.

Su historia echa para atrás a cualquier emprendedor. «Siempre te falta algún papel o algún requisito, a veces ridículo, como exigir que el suelo sea ignífugo cuando no es de madera », explica.

Topar con la ventanilla

Lo normal es que el trámite de la licencia tarde entre seis meses y un año. Esto es lo que informa por teléfono el servicio municipal de atención al ciudadano. Un bar o un gimnasio pueden llevar más tiempo porque las normas son más estrictas y no siempre los dueños de los establecimientos las cumplen.

La culpa del retraso de los expedientes, además de la burocracia, la tienen en parte los empresarios. Para ahorrarse dinero, detallan en el proyecto una serie de equipamientos que no se corresponden con la realidad que después hallan los técnicos.

Otro tipo de negocios lo tienen aún más difícil. Para montar una clínica odontológica hay que pedir además una licencia a la Consejería de Innovación . «De ahí sí que es imposible sacar un papel», se lamenta el propietario de una clínica que esperó para completar el proceso casi dos años. Los que más fácil lo tienen son las academias, las oficinas e incluso un comercio. Lo normal son unos seis meses. Sin contar la licencia de obra de Urbanismo, que es harina de otro costal… Si es para una pequeña reforma, es más que probable que pongan a prueba la paciencia del emprendedor otros tres meses más.

«La mayoría abre sin licencia»

Según la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE), muchos negocios abren sin licencia. Lo más común es hacer la reforma y empezar, aunque para el permiso de obra Urbanismo exige tener antes la de apertura. Muchos se arriesgan, ya que si los pillan les cierran el local. No obstante, es difícil detectarlo: la Policía sólo revisa cuando un vecino denuncia.

 

Joaquín Luque será el nuevo rector de la Hispalense tras imponerse con 205 votos.

 

Joaquín Luque, catedrático de Tecnología Electrónica y actual vicerrector de Infraestructuras y Nuevas Tecnologías de la Universidad de Sevilla, será el nuevo rector de la Hispalense tras imponerse al otro candidato, el catedrático en el área de Física Atómica, Molecular y Nuclear, Manuel Lozano Leyva , al obtener 205 votos frente a los 53 de su oponente en las elecciones celebradas hoy por el Claustro.

 

Un total de 299 miembros de la comunidad universitaria (representantes de los tres sectores, profesores, estudiantes y personal de administración y servicios) componen el Claustro, de los que han emitido su voto 276, es decir, el 92%.

 

De éstos, 205 claustrales apoyaron a Joaquín Luque, 53 a Manuel Lozano Leyva y 18 votaron en blanco.

Con estos resultados no habrá segunda vuelta, ya que el Estatuto de la Universidad recoge que será proclamado rector el que obtenga en primera votación más de la mitad de los votos emitidos válidamente.

Los claustrales de la Universidad de Sevilla votaron hoy de 10 a 14 h y del 27 de febrero al 7 de marzo a través del voto anticipado.

Tras la votación, Luque saludó al otro aspirante. Y comentó a los periodistas que no se esperaba esta diferencia de votos, por lo que se mostró “enormemente satisfecho, honrado e ilusionado por esta enorme carga responsabilidad y por la confianza que los claustrales tan abrumadoramente han depositado” en él.

Principales medidas
Luque ha anunciado que su prioridad será “dialogar con el conjunto de la comunidad universitaria para afrontar la adaptación de los estudios al nuevo marco europeo”. “No he pensado aún en la agenda de los próximos días, pero empezaré a abordar las acciones de gobierno más inmediatas, a configurar al resto del equipo y a empezar a trabajar cuanto antes”, desgranó.

Rechaza la mercantilización
Preguntado sobre manifestación estudiantil que tuvo lugar la pasada semana en la ciudad contra el Proceso de Bolonia, el rector electo consideró que fue obra de un grupo “bastante minoritario”, si bien, se mostró “sensible a las opiniones que manifiestan de no mercantilización de la Universidad, que no puede deberse sólo al mercado sino a otro tipo de funciones”.

Currículum
Joaquín Luque Rodríguez (Sevilla, 1957), doctor Ingeniero Industrial y licenciado en Filosofía, es catedrático de Tecnología Electrónica en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática. Actualmente es vicerrector de Infraestructuras y Nuevas Tecnologías de la Universidad de Sevilla, dirige el grupo de investigación ‘Tecnología Electrónica e Informática Industrial’ y es director adjunto de la revista ‘Argumentos de Razón Técnica’.

El profesor Luque Rodríguez ha dirigido numerosos proyectos de investigación y es autor de numerosas publicaciones nacionales e internacionales. Cuenta con diversos premios, entre ellos cuatro premios a la excelencia docente y el Premio ‘Tecnología de la Información en Andalucía’, otorgado en 2003 por la Junta de Andalucía y las empresas Pricewaterhouse y Computing por el proyecto SAVIA. Asimismo, el nuevo rector de la Hispalense fue director del Secretariado de Nuevas Tecnologías entre 2000 y 2004.