Ciclón “Nargis” en Birmania. Las ONG preveen hasta un millón de muertos.

Más de una semana después del  devastador ciclón “Nargis”, que asoló el delta del rio Irrawady y el sur de Birmania, aún no se sabe el número de muertos y desaparecidos. De momento, la Junta militar dirigida por el general Than Shwe  ha elevado el número de fallecidos hasta los 28.458, mientras que los desaparecidos son ahora, oficialmente, 33.416.
Pero eso no es lo peor, sino que hasta un millón de birmanos podrían morir si no reciben de inmediato la ayuda humanitaria internacional, ayuda que se encuentra paralizada en paises vecinos. Así lo advirtió ayer en Bangkok la jefa regional de la ONG Oxfam, Sarah Ireland, quien aseguró que existe «un riesgo real de catástrofe sanitaria pública esperando a ocurrir en Birmania».
Aparte de la falta de comida y agua potable en las zonas más remotas del delta del río Irrawaddy, a las que sólo se puede llegar en helicóptero o barco porque las precarias carreteras han quedado devastadas, la principal amenaza es la proliferación de epidemias por la falta de higiene, la descomposición de cadáveres al aire libre en los arrozales y el calor asfixiante. «Es vital que la gente tenga acceso a fuentes de agua potable y a medidas sanitarias para evitar muertes innecesarias y más sufrimiento», manifestó Sarah Ireland, quien alertó de la proliferación de enfermedades como la malaria o la diarrea.
Sin embargo la Junta militar mantiene las restricciones que está imponiendo a la hora de recibir ayuda humanitaria internacional y no consiente el acceso de los supervivientes a los víveres y medicinas. Con mucho retraso y en cuentagotas, la asistencia va llegando a las zonas afectadas, pero el número de damnificados es tan elevado y los medios del Gobierno birmano son tan escasos que la mayoría de las víctimas no han cubierto aún sus necesidades básicas. Mientras tanto, el Ejército ha cerrado algunas de las principales ciudades afectadas, como Bogalay, a los extranjeros, que sólo pueden entrar si disponen de permisos especiales. Según la Cruz Roja, la ayuda humanitaria ha llegado de momento a unas 220.000 personas, pero esa cifra no supone más que una gota de agua en el inmenso océano de sufrimiento y desolación en que se ha convertido el sur de Birmania. Algunas voces de renombre internacional, como la del presidente Francés Sarkozy comienzan a pensar la posibilidad de introducir tropas armadas en el territorio Birmano para la realización de tareas humanitarias, con la autorización de la Junta Militar Birmana o sin ella.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: