ÁFRICA, FÚTBOL EN PROGRESIÓN.

En los mundiales anteriores al S.XX pudimos observar como las selecciones que representaban al continente africano solían anclarse en su condición de cenicienta para desarrollar papeles fundamentalmente corales en los grupos y aportar colorido a las gradas, si bien sólo recordamos  algunas actuaciones épicas, como la de la selección de Camerún en Italia ´90, que con un equipo desconocido para el gran público alcanzó los cuartos de final, marcando el inicio del camino progresista para los africanos.

Este papel secundario se siguió tornando y alcanzó su momento de mayor auge con la memorable actuación de los jóvenes nigerianos en los Juegos Olímpicos de Atlanta ´96, donde las “águilas verdes” eliminaron en semifinales a la famosa selección brasileña, que  contaba en su plantel con talentos emergentes como Ronaldo o R. Carlos, y a la que derrotaron contra todo pronóstico por 4-3. De igual modo, en la gran final dejaron en la cuneta a Argentina por 3-2. Destacó sobremanera la figura en este torneo del delantero nigeriano Kanu, nombrado jugador más valioso y cuyo fútbol estilista sorprendió a propios y extraños.

 

El descubrimiento al mundo de estos jóvenes futbolistas provocó en los clubes europeos un sentimiento de exploración por un producto desconocido hasta entonces, y de esta mina se fueron extrayendo talentos posteriormente pulidos en Europa y que han dado réditos extraordinarios, como muestran las carreras de jugadores consagrados en la élite, los casos de Drogba, Eto´o, Essien, Kanouté, o Adebayor son un buen ejemplo de ello.

Aquí se produce un desarrollo encadenado: el prototipo de deportista africano está dotado físicamente de unas condiciones excelentes, sentado en las bases fundamentales de potencia física y velocidad. Estos jugadores, al desembarcar en Europa, completan su formación adquiriendo los conceptos tácticos y técnicos. Esta mezcla provoca que la materia prima de la que se disponía en un principio pase a ser un producto finalizado, y el resultado es que estos jugadores son parte fundamental del éxito deportivo de los equipos de élite. Hoy día, gracias a la globalización de las canteras encargadas en captar a jóvenes talentos, estos jugadores llegan a edades más tempranas a Europa, con lo que su proceso de formación tanto a nivel social (asimilación de la cultura), como personal está más arraigado.

 

Con vistas al futuro, de cara al próximo Mundial de Sudáfrica se divisan cinco conjuntos que sobresalen sobre el panorama medio africano: Egipto, Costa de Marfil, Camerún, Ghana y Nigeria.

De este quinteto de combinados, quizás la que proponga un fútbol más vistoso sea Egipto, cuya liga es la más potente de África. La que reúne un mayor abanico de estrellas probablemente sea Costa de Marfil, cuyos principales puntales rallan a buen nivel en clubes punteros de Europa.

 

En definitiva, tal vez las claves para continuar con el progreso africano y dar el salto definitivo pasen por un mayor desarrollo táctico a la hora de competir a nivel internacional (se está solucionando con la llegada de entrenadores  foráneos), así como que los millones de niños que practican el fútbol en las calles africanas rodeados de pobreza sigan manteniendo esa gran  ilusión por tener una oportunidad que les permita triunfar y sacar adelante a sus familias, ya que la cantera africana es inagotable y augura un futuro esperanzador.

Anuncios

19 comentarios to “ÁFRICA, FÚTBOL EN PROGRESIÓN.”

  1. ZiNhO Says:

    Si señor, totalmente de acuerdo, si bien te ha faltado nombrar a la “Sombra Juguetona”…el gran Finidi George!! y tal vez darle junto a egipto y costa de marfil, tambien un gran protagonismo a camerun, q tienen un equipo bastante competitivo. Por cierto, las referencias tambien perfectas, mohamed zidan es unc rack pero una mijilla chupon xDD

  2. Javi M. Zapata Says:

    Me gusta mucho la temática del artículo y la forma de redactarlo. A ver si así, a través del fútbol, conocemos algo más este continente y le es posible su progreso.

  3. David Fdez Says:

    Gran articulo dándole protagonismo al futbol africano que en un futuro no muy lejano puede tener grandes exitos 😉 Sigue asi!

  4. Sés Says:

    Muy bueno, los jugadores que entran por los que van saliendo…

  5. Jose María Puerto Says:

    Este es un tema del que se ha venido hablando durante mucho tiempo en el futbol, pero a mi me gustaría plantear una pregunta: ¿las selecciones africanas están ya preparadas para plantarles cara a las selecciones europeas y a Argentina y Brasil? Si hiciera esta pregunta hace 20 años mucha gente se llevaría las manos a la cabeza,sin embargo el potencial de estas selecciones ha ido subiendo como la espuma con el transcurso del tiempo.No digo que en este proximo mundial una selección como la de Egipto o Costa de Marfil se pudiese proclamar campeona, pero no se yo que pasaría dentro de unos cuanto años.

  6. juan antonio Says:

    la verdad es que en esos paises hay una gran cantidad de jugadores q no tienen la oportunidad de demostrar su valia futbolistica, que en algunos casos es mucha, sin embargo hoy en dia cada vez más se observa que los ojeadores de los clubs se fijan mas en estos paises a la hora de ver futuros fichajes…un gran articulo señor corrales.

  7. Rafa Says:

    Es evidente que el fútbol africano está en auge, y es que era cuestión de tiempo que salieran a relucir esos físicos imponentes que, si van unidos de una dotación técnica y táctica mínima, producen portentos como Essien, Adebayor, Eto´o, o Diarrá.
    Muy buena la temática de este segundo artículo amigo Corrales.

  8. Alvaro Says:

    En mi opinión sigue faltando trabajo por parte de las canteras de los grandes clubes en el continente africano. Si bien es cierto que salen grandes jugadores, pero realmente no son tantos comparado con los que, tal vez si se trabajara más, saldrían. Normalmente no sale más de un buen jugador africano de un cantera de un gran club en un periodo de entre 5 y 10 años.
    Me gustaria tambien apuntar la actuacion de Senegal en el Mundial de Corea-Japón 2002 con Diouf a la cabeza, donde dejaron fuera de la fase final a la vigente campeona por aquel entonces; Francia.

  9. Banqueri Says:

    La raza negra ha supuesto una mina de fuerza, que se ha asentado en los grandes equipos sobre todo en tareas de contención. Véase el caso de los hermanos Touré, ambos en primera línea. Zokora, Essien, Diarra, Senna, Lass, keita, …

    La irrupción de el mercado africano ha supuesto un mercado barato en el que invertir en valores potentes, fuertes y veloces, una nueva mina de los atributos de la raza negra, que repercute directamente en los equipos de gran nivel.

    En la actualidad, muchos equipos están formando escuelas de fútbol en el continente negro, con la esperanz de formar jugadores con la base de atributos propios del continente, añadiéndoles la técnica, la táctica y la astucia del fútbol europeo.

    Por eso , el destino de áfrica no es otro que dominar el fútbol mundial a medio plazo.

  10. Rodrigo Ruano Says:

    Sinceramente,yo no la veo tan equiparables,al menos de momento,a las selecciones de Occidente.Tomemos cómo ejemplo el último Mundial de Alemania…

    Seamos realistas,el fútbol africano no da el nivel debido a la falta de rigor táctico de los seleccionados, a la anarquía del juego colectivo y al intento de lucimiento individual por ser objetivo de ojeadores, llegando a perder la cabeza en los momentos importantes. Tampoco maneja bien los recursos defensivos y esto es totalmente demostrable en una jugada práctica.El adelantamiento de las líneas de la zaga en relación al fuera de juego. Un auténtico desmadre.

    Cierto es,por otro parte,que la inmersíon de un fútbol táctico en un gran área africana,principalmente por técnicos importados,ha dotado a este fútbol de cierta vertebración y estructuración.Sírvase como ejemplo,la selección senegalesa en el Mundial de 2002,con el excelente estratega Bruno Metsu

    Un saludo,y gran artículo Javier.Me gusta que incorpores un léxico más atrevido,como en “corales” 😉

    Suerte

  11. Carlos Ortiz Says:

    La verdad esque la mayoria de los clubes punteros de Europa a dia de hoy tienen a algun jugador procedente de África, solamente tenemos que fijarnos en el Chelsea de Guss Hiddink que la mitad del equipo es de raza negra y el cual esta inmerso en las tres competeciones o el Arsenal tambien por ejemplo que le admiro como explota la cantera.
    A nivel de selecciones pienso que les queda mucho tacticamente hablando donde solo destacan las individualidades de los jugadores. Y es un continente donde hay una gran pasion por el futbol ademas, una pena la desgracia que hubo en Costa de Marfil hace poco.

  12. jorge cutiño Says:

    me a gustado has sabido captar la progresion del futbol africano que sin duda va a mas…gran articulo de un periodista k tambien sin duda va a mas grande javier

  13. jesus_bnk Says:

    Javi tio eres un artista. Pedaso de noticia. Espero q tengas mucha suerte y pronto estes entre los mejores. Un abrazo tio

  14. carlinhos Says:

    me parece un articulo estupendio y muy correcto…
    ojo a las selecciones de Africa como dice javi k van a dar el cante este año…jugadores de una categoria increible y con un fondo de resistencia inagotable…buena publicacion…estoy bastante de acuerdo con tu articulo.
    la mejor de africa seguro que es camerun o costa de marfil…ambas selecciones con unos jugadores muy completos y unos delanteros que ya querrian otras…saludos javi..

  15. juanma Says:

    me ha gustado mucho la importancia que das a los jugadores africanos,que indudablemente forman parte del futbol y el deporte internaconal en estos momentos.Esperemos que podamos seguir disfrutando tanto de los futbolistas africanos como de tus articulos.Un saludo

  16. Álvaro Fernández Says:

    La verdad es que estoy bastante de acuerdo con el artículo, sobre todo en lo referente a que actualmente las selecciones africanas y las europeas difieren en la organización en el terreno de juego. Lo que si es cierto haciendo referencia al artículo es que con la llegada a las selecciones africanas de entrenadores europeos, el juego de las mismas está en contínua progresión y poco a poco va nivelando el panorama futbolísticomundia. El artículo es una clara fotografía de cómo va progresando el fútbol en el continente africano y de hasta qué nivel puede llegar a alcanzar.

  17. Ángel Says:

    De acuero contigo corrales, gran articulo de una gran persona y un gran periodista proximamente.

  18. cristobal colon rubio Says:

    El articulo esta muy bien javi.Mi opinion en cuanto al futbol en africa creo que a 10 años vista tendran un nivel bastante mas alto y podria ser comparado con el de españa,italia,brasil ect…Ya que lo que en menos talento estan dotados estos jugadores es en lo tactico.Y claro,cada vez llegan mas canteranos a europa y aprenden antes los concectos que en africa quizas no los aprendan.Esto unido a que cada vez son mas los combinados africanos entrenados por un seleccionador europeo pues ase que el nivel sume muchos enteros.Piensa en un equipo con una defensa en lo tactico tipo terry o vidic…futbolistas de una gran anticipacion y colocacion en la zaga unido a la fuerza de los africanosy una delantera etoo- drogba.¿quien podria paralos?bueno javi me despido que me he puesto muy pesado jeje.un saludo ,suerte y un abrazo.

  19. Carlos G. Q. Says:

    Hola. No pretendo echarme flores encima, pero soy un buen conocedor del fútbol africano, tanto de su historia como de las circunstancias (francamente adversas) que rodean la práctica (y sobre todo, organización) de este deporte en el continente. Y no puedo menos que estar en desacuerdo con la idea de fondo que se vierte en el artículo, idea que comparten una gran cantidad de analistas desinformados. No digo que usted sea un indocumentado, pero sí es cierto que le pierde la pasión subjetiva en su juicio.

    Para empezar, le diré que yo amo el fútbol africano, por lo que no me he detenido aquí para criticar su esencia o estilo. Lo he hecho para dejar constancia de que el fútbol no ha supuesto ningún progreso en África en esta última década, sino, en contra de lo que muchos pregonan, un notorio declive. Este declive no es ni mucho menos consecuencia de la calidad técnica y creciente experiencia de los futbolistas africanos a nivel individual, sino de 1) la progresiva falta de organización de los combinados nacionales y 2) una lamentable europeización del estilo de juego africano.

    Los años 90 supusieron el estallido del fútbol africano (años 90 y primeros del 2000), con los oros olímpicos de Nigeria (Atlanta’96) y Camerún (Sidney’00) como laureles más destacados. En categorías juveniles, brillaron ghaneses y nigerianos (actuales campeones mundiales cadetes tras su triunfo en Corea hace dos años), tanto con la obtención de títulos en los sub-17 como de subcampeonatos en los sub-20 (Nigeria todavía lo fue en el 2005, en la edición celebrada en los Países Bajos).

    Aquellos triunfos, relativamente recientes, supusieron una recuperación de las antiguas esencias del fútbol (ataque y sentido de la estética) combinadas, eso sí, con una gran fuerza física, siendo el resultado de todo un juego espectacular, francamente completo, que aunaba lo mejor del estilo sudamericano y lo mejor del europeo (a falta del rigor táctico). Además de las Olimpiadas, grandes victorias (aunque sin entrar en semifinales) de Camerún, Nigeria y Senegal en los campeonatos mundiales, dejaron constancia de las enormes posibilidades del fútbol continental.

    Si recordamos el taconazo de Omam-Biyick ante Peter Shilton en Italia’90 (los leones vencían 2-1) comprenderemos que para los jugadores africanos era más importante la fidelidad a un estilo que el pragmatismo del triunfo. Aquella derrota, la más hermosa de la historia reciente del deporte, definió una concepción del juego y de la propia vida, donde el espíritu anárquico del hombre negro se imponía al orden castrador de la civilización tecnócrata occidental. Aquel taconazó definía la belleza y la libertad, aun a costa de la derrota.

    Muchos, deseosos de imponerle al africano su concepción prática de la vida, decían entonces que a los equipos negros les faltaba rigor táctico. Esto era relativamente cierto: de lo que realmente carecían era de experiencia internacional. Las jóvenes naciones negras empezaron a abrirse al fútbol básicamente en los años 90, de modo que no podían llegar y trastocar un orden casi centenario de la noche a la mañana. Ello no significaba ni mucho menos indisciplina tática, sino que suponía una adaptación al contexto internacional. Los años, en principio, les pondrían al nivel de los grandes combinados europeos y sudamericanos.

    El grave error consistió en europeizar su fútbol. Desde entonces, los fracasos han ido sucediéndose a la par que la pérdida de su peculiar estilo. El mundial del 2006, donde los grandes equipos africanos estuvieron ausentes, supuso la culminación de ese fracaso. Un fútbol táctico, carente de imaginación, la libertad castrada, sustituyó a la vieja y hermosa anarquía de la improvisación y la entrega, romántica y audaz, de los Milla, Okocha, Abedí Pelé, etc. Y la derrota fue más frecuente que antaño, a pesar de disponer de efectivos más reputados por su experiencia en el concierto internacional (Eto’o, Drogba, Essien…)

    El fútbol se ha convertido en la última década en un circo mediático, donde los clubes mandan, y del deportista se ha hecho un apéndice de la publicidad, el sistema, el poder político. Esto ha afectado a las selecciones africanas, puesto que las “estrellas” negras, que militan en sociedades anónimas europeas, se retrasan en su servicio a los equipos nacionales de sus países, dada la presión de sus clubes. Por esta razón Nigeria no logró clasificarse a Alemania’2006. Por lo mismo, fracasó Ghana en Atenas’2004. O tuvo que conformarse la propia Nigeria con la plata en Pekín’2008.

    Junto a la pésima organización de las selecciones nacionales y la aún peor preparación de los grandes torneos (sin exculpar a las federaciones locales de sus responsabilidades, debido a su crónica corrupción y a malas elecciones de los seleccionadores), el otro detonante del declive o cuanto menos desperdicio del gran talento natural de los jugadores negros ha sido la transculturización, que aplicada al fútbol ha supuesto castrar el espíritu innato al africano, su legítima anarquía, su desparpajo creativo, fuente de sus virtudes. Los entrenadores europeos han sido, por lo general (Bruno Metsu o Jo Bonfrere son las excepciones), la gran desgracia del fútbol continental. No sólo no han corregido los defectos tácticos y de concentración de los africanos (¡para eso se les contrata!) sino que han impedido que el desenvolvimiento natural de sus virtudes: la fantasía, la audacia de su carácter ofensivo, la explosiva mezcla de habilidad técnica y potencia física… Vogts, Pfister, Dossena… han sido como grilletes en las conciencias de sus jugadores. Han echado a perder toneladas de talento creativo. Han actuado como colonizadores, como conquistadores… han castrado literalmente la fantasía y el carácter propio de los pueblos que han visitado. Ésta es la verdadera razón de que África no haya levantado la Copa Mundial, ni vaya a hacerlo en 2010.

    Para concluir, me remitiré a datos empíricos que hacen i-rre-fu-ta-bles mis tesis. Me referiré a los triunfos o éxitos del fútbol africano:

    En las Copas de África, siendo una abrumadora mayoría de entrenadores precisamente extranjeros, la nacionalidad de la mayor parte de las selecciones victoriosas en las últimas ediciones (justo cuando el número de extranjeros se ha incrementado) es AFRICANA. Así, Hassan Sehata, doble triunfador con Egipto, Zaki Badou, que ha sacado de Marruecos más petróleo que Henri Michel, Clive Barker o Jomo Sono, que le han dado éxitos (y el título y subcampeonato continental respectivamente) a Sudáfrica, Jean-Paul Akono en Camerún (¡oro olímpico!), Yeo Martial en Costa de Marfil (campeonato de África), etc. Apenas Winnie El Rojo en Camerún y los técnicos holandeses en Nigeria (así como Metsu al frente de los leones de Teranga) han igualado en las CAN los éxitos de los entrenadores locales.

    En las copas mundiales, los seleccionadores han sido extranjeros al 90%. Así que son responsables de las desilusiones al 90%. Los que mejor se han adaptado a las circunstancias han sido, ¡qué casualidad!, los holandeses (dada su vocación ofensiva) y los técnicos del Este (Nepomniachi con Camerún en el 90, Dujkovic con Ghana en Alemania…). Metsu, francés, es la excepción a la regla: un francés, no obstante, casado con una africana y africanizado en su espíritu.

    Los triunfos juveniles (exceptuando el campeonato obtenido por Ghana en el 91, a las órdenes del alemán O. Pfister) han tenido como responsables técnicos a africanos: Shaibu, Tella y Siasia en Nigeria; Afranie, Sarday y Tetteh en Ghana. Y los notorios fracasos a extranjeros: Dossena al frente de Ghana es el ejemplo más significativo.

    Por último, muchas de las hazañas de pequeños equipos (Togo, Angola -mundialistas- RD. Congo, 3º en la CAN’98) son fruto del trabajo de seleccionadores continentales: Keshi, Gonçalves… así como casi todos los éxitos del fútbol norteafricano (Rabah Sadaane en Argelia es el paradigma; Roger Lemerre en Túnez la excepción a la regla).

    Que cada uno saque sus propias conclusiones. No niego la idoneidad de un seleccionador extranjero por principio. Sí la de un entrenador foráneo que llegue dispuesto a imponer su criterio europeizante desatendiendo las demandas particulares del carácter africano, de forma que anule sus virtudes y, en consecuencia, incremente sus defectos. No caeré en el nacionalismo de decir: “África para los africanos”, pero sí de asegurar: la europeización de África, en concreto en el deporte, sólo augura fracasos, y, a los que amamos la belleza, decepciones y amargura.

    Buenos días, y enhorabuena por su blog y su interés por el fútbol africano.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: