LA FIESTA DEL FÚTBOL. POR JAVIER CORRALES CARO

El 11 de Junio del 2010 comenzará en Sudáfrica la XIX edición de la Copa Mundial de la FIFA, y lo hará por primera vez en continente africano, lugar que venía demandando con fervor de un tiempo a esta parte la posibilidad de albergar la cita de mayor relevancia en el mundo del fútbol. El país sudafricano impuso su candidatura a la marroquí tras unos comicios muy ajustados.  

En 2004 se dio el pistoletazo de salida al sueño mundialista para Sudáfrica. En un país en el que el Rugby y el Criquet son los deportes nacionales por excelencia, tiene especial trascendencia la pasión que ha desatado el fútbol, como se pudo comprobar en la Copa Confederaciones de 2009. Uno de los principales promotores de la candidatura sudafricana es el ídolo de masas Nelson Mandela, figura nacional bajo la que se asientan los principales ideales de renovación, seguridad y esperanza. La cuota financiera de la que dispone Sudáfrica ha sido utilizada para remodelar los principales recintos mundialistas, como el Soccer City de Johannesburgo, sede de la gran final. De igual modo se ha invertido en transporte, en cobertura comunicativa o en seguridad, tema que genera la principal fuente de preocupación por parte de la organización. 

En materia futbolística, podemos destacar a un ramillete de selecciones que, por historia, tradición, juego, o momento presentan su candidatura para alzarse el 11 de Julio con el trofeo más preciado.

Brasil: Tras el fracaso de Alemania ’06, la pentacampeona sacrificó el juego preciosista y estético por uno más rocoso y efectivo, o eso debieron pensar los responsables de la federación brasileña de fútbol al contratar a Dunga como técnico. Sin embargo, en su periplo con la canarinha únicamente cosecha éxitos, ya que ha conquistado en su estancia todo lo que ha disputado: Copa América, Confederaciones y primer puesto en la clasificación mundialista. Llega a Sudáfrica con un esquema fijo, un grupo consagrado cuyo éxito radica en el conjunto. Apuesta por mantener la compostura defensiva con jugadores de brega para que los futbolistas de arriba, como Kaká o Robinho destapen el tarro de las esencias con soltura. Apunta a las cotas más elevadas.

España: Es el momento. Atrás quedaron etapas en las que la prensa se encontraba dividida o el combinado nacional no recibía un apoyo unitario. Atrás quedó también ese pesimismo ante una cita importante, ante un momento decisivo. Y es que la victoria en la Eurocopa no sólo supuso un triunfo, sino que se consiguió montar un ecosistema en torno al sello futbolístico, que no es otro que el del toque. En la actualidad se respira un clima de satisfacción en la afición, consciente de que se ha reunido a la mejor generación española de la historia, dirigida por un tipo tranquilo que no entiende de exclusivas o injusticias. Y es que en el país se ha creado una corriente de optimismo en el que se reconoce de memoria tanto al sistema como a los jugadores: Casillas, Ramos, Xavi, Iniesta, Silva, Torres o Villa entre otros forman parte de una maquinaria tan engrasada como ganadora. Se espera lo mejor.

Inglaterra: Tras la debacle que ocasionó el no clasificarse para la Euro ´08, la federación de los tres leones otorgó el timonel al italiano Fabio Capello, técnico que hace buena la máxima de Maquiavelo de que el fin justifica los medios. Es para lo que se la ha traído, para despertar a los ingleses del letargo, ya que no ganan desde el ´66. Cuentan con defensas contundentes como Terry, centrocampistas de llegada y liderazgo como Lampard o Gerrard y fiabilidad en punta con Rooney. Llegarán lejos.

Argentina: Tras el cese del Coco Basile, Maradona accedió al cargo de seleccionador nacional. Ha realizado durante su estancia un sinfín de probaturas con el plantel, como demuestra el hecho de haber llamado a más de un centenar de jugadores para lograr una apurada clasificación en la zona sudamericana. El elenco de delanteros que lleva es sencillamente excelente, con futbolistas de una dimensión superlativa, casos de Messi o el Kun, y hombres en gran estado como Milito, Higuaín o Di María, si bien el conjunto destaca por el desequilibrio. Toda una incógnita.

En un segundo escalafón se encuentran otras selecciones, que a buen seguro aportarán grandes cosas. Entre ellas destacamos a la irregular Portugal de Ronaldo, la Francia del caótico Domenech, la fiable Alemania, la competitividad que aporta siempre Italia o el gusto por el fútbol ofensivo de Holanda.

Los combinados africanos pueden sin duda cosechar éxitos significativos, teniendo a Camerún, Costa de Marfil y a la anfitriona Sudáfrica como los principales referentes en cuanto a expectativas creadas. Digno de reseña merece la labor que realizan futbolistas de élite como Drogba o Eto´o, ya que adquieren un compromiso social enorme con el continente africano, actuando como embajadores y referentes para toda la población.

Haciendo un guiño a la historia, vamos a extraer del baúl de los recuerdos tres de los momentos más destacados de la Copa del Mundo:

El Brasil del ´70: Está catalogado como el mejor equipo de la historia. En él se dieron cita los llamados cinco “dieces” del fútbol brasileño. Los Pelé, Jairzinho, Gerson, Rivellino y Tostao elevaron el fútbol a la categoría de arte. Formaron un conjunto tan compacto como vistoso. Acabaron conquistando el título ante Italia.

La Holanda del ´74: La famosa “Naranja Mecánica”. De la mano de Cruyff, los holandeses maravillaron al mundo con un nuevo concepto futbolístico basado en la polivalencia del sistema; los jugadores desempeñaban varias funciones, que, reunidas en colectivo, dieron un resultado espectacular. Perdió la final contra Alemania.

Maradona ´86: El Mundial de México encumbró la figura del “10” argentino, destacando sobremanera aquél partido contra Inglaterra en el que dejó dos goles míticos, el de “la mano de dios” y el considerado como el mejor gol de todos los tiempos, engrandecido por la apoteósica narración del genuino Víctor Hugo Morales, en el que Diego gambetea a todos los rivales que salen a su encuentro desde el centro del campo. Argentina se impuso después en la final a Alemania.

El Mundial también proporciona anécdotas y curiosidades de todo tipo, como lo demuestra el curioso mensaje con el que Mussolini alentaba a los jugadores italianos antes de la final de 1934: “ganar o morir”. También hay espacio en estos relatos para el perro Pickles, que saltó a la fama cuando encontró la Copa del Mundo enterrada en un jardín. Reseñable también el entusiasmo de Roger Milla, que disputó el Mundial de Italia ´90 con 42 años.

En definitiva, dentro de muy poco dará comienzo una nueva cita mundialista en la que los sueños, anhelos e ilusiones de aficionados volarán más alto que nunca, deseos que tienen como denominador común el cetro de oro que representa el trofeo. El continente africano será parte fundamental de este entramado, y no lo hará como responsable de las principales catástrofes por enfermedad o hambruna, sino porque durante un mes colmará la atención global como capital mundial del deporte.

 

 

 _____________________________________________

Anuncios