LA SEVILLA DESCONOCIDA. LEYENDA DE DOÑA MARÍA CORONEL

Hacia 1330, Doña María Fernandez Coronel era una hermosa joven, perteneciente a una familia acomodada, que tenía su casa en la esquina de la calle Arrayán con el mercado de la Feria, casa que con el tiempo ha sido del XVI al XIX palacio de los marqueses de la Algaba y hoy en día delegación de bienestar social del Ayuntamiento de Sevilla. Caso Doña María con el caballero D. Juan de la Cerda descendiente de la familia real de León, éste, se alió con los hermanos bastardos del Rey Don Pedro I El Cruel,   encabezados por D. Enrique de Trastamara, aportando dinero, armas y soldados a la causa de D. Enrique. Esto motivó que el Rey legítimo le condenase por traidor, y habiéndolo hecho prisionero en una batalla, lo mandara decapitar.

edi_114_2

Pasado algún tiempo, el Rey D. Pedro conoció a su viuda Dña. María, quien ya consolada en parte de la muerte de su esposo, vivía tranquila, administrando los bienes que le pertenecían a ella por su dote, puesto que los bienes de su esposo habían sido incautados por el Rey, y su casa situada junto a la iglesia de San Pedro había sido derribada y sembrado su solar de sal para que ni naciera allí la hierba, como escarmiento para traidores. Conocerla y enamorarse de ella fue todo en uno, y desde aquél día, el Rey Don Pedro persiguió a Doña María Coronel , con animo de rendirla, aún cuando ella lo rechazaba y huía de donde él pudiera encontrarla. Por esto se refugió en casa de sus padres, en la calle Arrayan, confiando en eludir esta persecución. Pero el Rey se propuso robarla de casa de sus padres y una noche habiendo escuchado al Rey que lo acechaba, huyó cubierta con un velo saliendo por la puerta que daba frente a la iglesia de Omnium Sanctorum y desde allí corriendo cruzó la calle ancha de la Feria, rodeó la Laguna (Alameda de Hercules) y llegó desolada a pedir amparo y refugio en el convento de Santa Clara. Las monjas, imaginando que el Rey no tardaría en llegar allí, la ocultaron en una zanja con tablas en el jardin, al amanecer llegó el Rey, quien había recibido una confidencia y recorrió todo el convento buscándola, pero no la encontró. Pasado algun tiempo y confirmado en sus sospechas, volvió nuevamente al convento de improviso y encontró a Doña María que ya vivía de una forma más descuidada. No le dió tiempo a esconderse, el Rey la persiguió por los corredores, con animo de reducirla y llevarla al Alcazar. Pero ella en su carrera entró en la cocina, donde estaban preparando la comida unas legas del convento, tomo una sarten con aceite hirviendo y se la derramo por la cara, deseando desfigurarse para que así el Rey no sintiera más apetito por ella. El aceite le produjo horrorosas quemaduras que desfiguraron su bello rostro, y cuando el Rey entro en la cocina y vió aquella cara, desollada, chorreando sangre y contraída por el dolor, huyó despavorido y desconsolado.

Mando el Rey a la abadesa de Santa Clara que cuidase y atendiese a Doña María, estando muy arrepentido, prometiendo no volverla a molestar y concediendole cuanto ella pidiese. Doña María Coronel, una vez repuesta de sus heridas, solicitó al Rey que le devolviese el solar de su antigua casa, junto a San Pedro, donde se proponía fundar un convento. El Rey le concedió el solar y en él, se edificó en 1347, el Convento de Santa Ines, siendo Doña María la primera priora que tuvo. Doña María murió a los 73 años de edad . Fué enterrada en el coro, pero en el siglo XVI, al hacer unas obras, encontraron su ataúd y al abrirlo apareció el cadaver perfectamente conservado, por lo que lo colocaron en una urna de cristal, al descubierto. Todos los años el día 2 de Diciembre puede visitarse en la iglesia de Santa Ines y todavía pueden apreciarse en su rostro las cicatrices que le produjo el aceite hirviendo.

Para seguir disfrutando de leyendas como esta y aprediendo nuevas cosas sobre nuestra Sevilla, no dudes en visitar en siguiente enlace que es del que hemos extraido esta leyenda.

LA SEVILLA DESCONOCIDA. EL MISTERIO DE LA CASA DE LAS SIRENAS

He encontrado esta leyenda en esta página, tiene unas leyendas fascinantes!! espero que os guste y visitéis su blog!! os dejo con la leyenda. Felices Fiestas!
 
La casa de las Sirenas

 
Es un palacete residencial del siglo XIX de estilo francés, situado hacia el centro de la Alameda de Hércules de Sevilla. Se llamaba en su origen “Recreo de la Alameda”, pero popularmente es conocido como “Casa de las Sirenas” por las grandes figuras de estos seres mitológicos que adornaban las rampas de acceso a la portada principal y otras menores en la cima de las jambas de esta portada…

Fue mandado construir por Don Lázaro Fernández de Angulo, marqués de Esquivel. Se culmina en 1864, y a los seis años el marqués de Esquivel vendió la casa. Desde entonces ha pasado por diversos dueños, hasta quedar abandonada desde la década de 1980. El estado de abandono llegó hasta la auténtica ruina, desplomándose los tejados e incluso parte de la fachada sur. Se robaron las rejas de la portada principal y las famosas sirenas.

En 1992 la adquiere el Ayuntamiento de Sevilla, emprendiendo su reconstrucción. Actualmente es Centro Cívico del Distrito “Casco Antiguo”, con abundantes actividades culturales: conferencias, conciertos, exposiciones, etc.
Pero realmente la historia que pesa bajos sus muros es otra bien distinta, vamos a desvelarla a continuación.

Construido en sus orígenes como un hermoso palacete residencial en el año 1861, se finaliza la obra en 1864. A los seis años de su construcción el marqués de Esquivel vendió la casa pasando desde entonces por muy diferentes dueños y llegando a ser una de tantas casas de citas que existían en la zona de la Alameda de Hércules.
Un guardia de seguridad que había trabajado hacía años en el edificio aseguraba que en su interior había sentido presencias extrañas con tal fuerza que llegó un momento en el que se sentía incapaz de hacer sus rondas. Los vecinos no sabían que dentro de la construcción ocurriera nada anómalo y contaron que la historia por la que se les preguntaba podría estar originada porque debajo de la casa pasaban túneles que recorrían muchos metros. Este pudo ser el origen de la leyenda negra que motivase los murmuraciones al fantasma entre algunos trabajadores del centro.

Según una primitiva leyenda, la mansión habría sido ordenada edificar por la princesa Ratazzi, María Letizia Wyse Bonaparte, descendiente de Napoleón, al Barón Haussmann prefecto del Departamento del Sena que en su día recibió el encargo Napoleón III de llevar a cabo un programa de reformas en París, construyendo lujosas mansiones, y creando un nuevo tipo de arquitectura afrancesada que se extendió por otros países, tanto europeos como latino americanos, durante la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX.

Tal vez la princesa quiso refugiarse en Sevilla una casa semejante al palacio que la cobijó en París y esperar tristemente la muerte viendo pasar tras las vidrieras, berlinas y landós, sombreros, miriñaques y encajes, por los majestuosos paseos que entonces se derrochaban por la Alameda, siendo muy probable que sus lloros y lamentos quedaran apresados entre la nobleza de tan sofisticado edificio.

Allá por el año 1853, la Alameda de Hércules de Sevilla era uno de los lugares más emblemáticos de la capital, lugar de ocio y paseo y donde residía y de daba cita la flor y la nata de la sociedad. Estaba edificado sobre un terreno de mil ochocientos metros cuadrados, de los cuales mil doscientos se destinaron una edificación con techumbre de pizarra de dos plantas más un ático. Contaba con patio central y sendos jardines afrancesesados, aislados del exterior por un muro culminado por motivos románticos y una rampa que daba acceso al interior, y que soportaban las esfinges de dos sirenas de bronce, y otras menores en la cima de las jambas de esta portada, que dieron origen al nombre popular con el que ya sería conocido: “La Casa de las Sirenas”. El conjunto se complementaba con dos edificios anexos que servían a su vez de tapia. El uso de los mismos era seguramente de caballerizas o apeadero.

Sin embargo el Marqués de Esquivel no vivió en ella más de seis años y procedió a su venta, pasando por ella diversos dueños, llegando a vivir durante muchos años en ella la familia de la Portilla, una de las más renombradas de entonces. Poco a poco la Alameda fue perdiendo el poderío de antaño, degenerando en la decadencia. Se desconoce el motivo por el que la familia Portilla abandonó la mansión allá por los años cincuenta del siglo XX, pero lo que sí se sabe es que La Casa de las Sirenas, al igual que la Alameda, fue decayendo poco a poco, convirtiéndose en casa de citas en la España de la posguerra.

De una manera o de otra, los últimos moradores, tal vez debido a la época de escasez y miseria, tal vez por dejadez, la fueron dejando morir en su abandono, siento total su decadencia posterior a 1980, fecha en la que dejó de estar habitada. Ya por sobre los años cincuenta, corrían rumores de misterio sobre La Casa de las Sirenas. Los vecinos colindantes, se hacían confidencias a media voz de ruidos extraños provenientes de la casa, y la chiquillería jugaba a convertirse en valientes e intrépidos capitanes para reptar por sus muros casi derruidos y adentrarse en su lúgubre interior, cubierto de polvo y telarañas, con alguna que otra lámpara modelo Versalles que daba fe de lo que en otro tiempo había sido.

Aún a pesar de tales actos de valentía, siempre salían precipitadamente de la misma, con la cara pálida como la cera, los ojos desmesuradamente abiertos, y sobre todo, presas del miedo y del pánico. Entre ellos se contaban lo que habían visto, lo que habían oído, lo que habían percibido: Etéreas figuras que pululaban por la estancia, golpes provenientes de ningún sitio, sonido de pasos inesistentes e incluso murmullos que se alejaban en el aire.

Las murmuraciones contaban, que debajo de la casa pasaban túneles, y que además en la casa habitaba un fantasma, puede que proveniente de los mismos, o del mismo núcleo de la familia de la Portilla.
La historia provenía de cuando esta familia habitaba en ella. Según decían, uno de sus descendientes podría haber estado confinado dentro de la vivienda hasta el día en que murió. Este descendiente, acomplejado y traumatizado desde su infancia por su condición homosexual, habría optado por llevar una vida de reclusión dentro de su propia casa, autocastigándose por ello. Pero existían otra versión similar aunque con una notable diferencia: el enclaustramiento no había sido voluntario, sino obligado por sus propios familiares, temeroso de que lo que entonces se consideraba una vergüenza saliera a la luz pública, siendo muchos los que afirmaban que además lo mantenían atado para que no se escapase.

Tal vez su muerte fuera natural, tal vez provocada, pero todos entonces aseguraban que el supuesto fantasma que habitaba en las ruinas de la casa era el suyo. Ya fuera cierto o puro juego de la fantasía, La Casa de las Sirenas siguió manteniendo un cierto aura de misterio hasta el final de sus existencia, cuando ya totalmente derrumbada por falta de asistencia, fue demolida a principios de los años noventa de la pasada centuria y reconstruida nuevamente, fiel réplica del original, majestuosa y altanera, para convertirse en el Centro Cívico Las Sirenas, lugar cultural que ha vuelto a hacer resurgir la sufrida Alameda de Hércules.

Actualmente han vuelto a circular los rumores de que el personal de seguridad del edificio percibía fuerzas extrañas, e incluso alguien aseguró haber visto una figura etérea en las caballerizas.

Tal vez, ahora que están tan en voga las leyendas sobre fantasmas y fenómenos paranormales, estos rumores que resurgen de nuevo sean fruto del deseo popular de devolver de nuevo a La Casa de las Sirenas, el mismo misterio que se le otorgó en otro tiempo, lo mismo que se la ha devuelto la majestuosidad de entonces.
 

LA SEVILLA DESCONOCIDA. LEYENDA DE LA MACARENA

La leyenda de la Macarena se refiere a un suceso que ocurrió poco antes de fundarse la hermandad, mediante la cual la cofradía no pudo procesionar hasta el Hospital de las Cinco Llagas. Según la leyenda, un viajero que iba a embarcarse hacia las indias cayó enfermo antes de subirse al barco y lo llevaron al Hospital de las Cinco Llagas, hoy sede del Parlamento Andaluz. No se pudo hacer nada por su vida y murió sin haber hecho testamento. Al cabo de un año, nadie reclamó el cadáver y el hospital decidió quedarse con lo que llevaba. Abrieron su maleta y allí encontraron la mascarilla y la manos de una Virgen bellísima.

A pesar de la belleza de la imagen, las monjas que se hicieron cargo de ella no encontraron un altar donde colocar a la virgen debido a la falta de espacio que había en la capilla, así que la guardaron en un lugar seguro.
Unos años antes, a finales del siglo XVI, se fundaba una hermandad en el antiguo convento de San Basilio. Hoy día está desaparecido, pero estaba en la calle Relator. Esta hermandad solo tenia un crucificado que procesionaba en Semana Santa. Con el paso de los años decidieron adquirir una Virgen, a la que darían la advocación de Esperanza.

Ya de vuelta en el hospital, la leyenda cuenta que a mediados del XVII necesitaban un reloj con campanas para los servicios religiosos. Providencialmente, la hermandad de la calle Relator tenia un reloj que les había donado un devoto, pero no lo utilizaban porque se serian del que tenían los monjes del convento de San Basilio. Entonces propusieron cambiar la Virgen por el reloj.
Pero no fue tan fácil, el administrador del hospital no quería perder del todo la imagen, por lo que exigió que no constase como permuta definitiva, sino como cesión temporal sine die. La hermandad podía anular el acuerdo cuando quisiera, pero no así el hospital. Los hermanos añadieron que en ese caso no haría falta ninguna firma, sino que bastaría con que la imagen entrara en los terrenos del hospital para que perdieran la titularidad sobre ella.

Este contrato se cumplió escrupulosamente cuando años después el administrador quiso deshacer el contrato, pero los hermanos se negaron, solo si la virgen entraba en el hospital la perderían.
Años después la hermandad se estableció en la Iglesia de San Gil, donde estaría casi 300 años. En una ocasión un viernes santo el techo de la iglesia se hundió cuando la hermandad estaba en medio de la procesión, de forma que cuando regresaron no pudieron entrar en el Templo. los cofrades pensaron que lo mejor seria entrar en el hospital de las cinco llagas para resguardar a las imágenes, y allí se dirigieron. pero cuando estuvieron a punto de llegar a la cruz que marcaba el terreno del hospital un anciano empezó a dar voces advirtiendo a los cofrades q no entraran allí. le hicieron caso y el anciano contó al hermano mayor que si entraban allí perderían a la virgen inmediatamente. al preguntarle como sabia eso, respondió q cuando era muchacho el había sido aprendiz de relojero y ayudó a colocar el reloj en el hospital a cambio del préstamo de la virgen.

Por si acaso, los hermanos decidieron llevar a las imágenes a la iglesia de San Hermenegildo, en la Puerta Córdoba. según la leyenda, durante la historia esta escena se ha repetido varias veces. en todas ellas ha sido la gente del barrio de la Macarena la que se ha negado a que la Virgen entrara.
Cierta o no, esta leyenda hoy habría prescrito, pues en los años sesenta como ocasión de las misiones, la virgen entró en el hospital a visitar a los enfermos. a la salida no le pusieron problemas, por lo que hoy sigue en la Basílica bien protegida.

¿Será así?,¿ no será así? eso es algo que no lo sabemos, pero ahí dejo el misterio…

Fuente: http://sevillamisteriosyleyendas.blogspot.com.es/2011/04/la-macarena.html

EXPOSICIÓN: EL TESORO DEL CARAMBOLO EN EL ARQUEOLÓGICO DEFINITIVAMENTE

Desde el pasado miércoles 18 de enero de 2012 puede visitar en el museo arqueológico de Sevilla la sala dedicada al  Tesoro del Carambolo. Esta sala de nueva creación incluye piezas tartésicas y fenicias procedentes del yacimiento del Carambolo y otros de la zona del bajo Guadalquivir. Además de las piezas originales del Tesoro del Carambolo, expuestas de forma permanente por primera vez, se incluyen las del tesoro de Mairena del Alcor y el de Ébora (Sanlucar de Barrameda, Cádiz).

Dónde: Museo Arqueológico de Sevilla, Plaza de América, S/N.

Cuándo: desde el miércoles 18 de Enero de 2012

Horario: de martes a viernes de 9 a 20:30 horas y domingos de 9 a 14:30

Coste: entrada gratuita para ciudadanos de la Unión Europea, estudiantes con carnet internacional y miembros del ICOM. Entrada a 1´5 euros el resto.

 

Foto: http://www.galeon.com/juliodominguez/2009b/carambolo.html

LA SEVILLA DESCONOCIDA. LA LEYENDA DEL TESORO DEL CARAMBOLO

Cuenta la leyenda que reinaba Argantonio en la mítica Tartessos, cuando sus aliados fenicios decidieron dejar de comprar sus productos para así obligar a los tartesios a bajar los precios y poder obtener mayor beneficio en su comercio con Tiro y el resto de colonias mediterráneas.
El rey, que era sabio y justo, se enfureció al ver la estrategia de los orientales y les amenazó con romper los tratos comerciales y expulsarles del país si no cesaban en su actitud. Los fenicios, seguros en sus colonias de Sevilla y Gadir, ignoraron la advertencia y continuaron con su proceder, lo cual aún disgustó más al ilustrado soberano, poco amigo de disputas, pero amante de su pueblo.
Argantonio decidió atacar las dos principales factorías fenicias para darles un escarmiento, así que dividió el grueso de su ejército en dos y, con él mismo y su hijo Terión a la cabeza, comenzaron el asedio de las ciudades. Los fenicios, que habían previsto el proceder del monarca, aprovecharon la débil situación en la que había quedado la capital tartesia tras la marcha de Argantonio y la atacaron. La ciudad quedó destruida rápidamente, pues su ejército se encontraba batallando y la defensa fue inútil. Todos los habitantes, ancianos, mujeres y niños fueron pasados a cuchillo.
Desde el asedio de Gadir, el rey distinguió el resplandor del fuego que arrasaba su capital, y volvió sobre sus pasos a la desesperada para auxiliar la ciudad. Cuando su ejército llegó a Tarsis, se encontraba extenuado y fue presa fácil de los fenicios. Los hombres de Argantonio, incluido él mismo, perecieron bajo las flechas fabricadas por su propio pueblo.
Sólo un hombre, que se había camuflado entre los cadáveres de sus compañeros, sobrevivió a la matanza. Y, cuando cesó la lucha, se avergonzó de su actitud y lloró la muerte del rey. Antes de que los enemigos saqueasen los cadáveres de sus compañeros, el soldado decidió redimir su cobardía. Se acercó al cuerpo inerte del monarca y le despojó de las ricas insignias reales que, por justicia, pertenecían al nuevo rey de Tartessos, su hijo Terión.
Sin pararse a pensar, se alejó corriendo del campo de batalla y no paró hasta la orilla del río Tarsis, donde se encontraba el resto del ejército. Allí, tras recuperar el aliento, informó a Terión del destino de su padre y de todo lo que había acontecido, y le tendió el lienzo en el que había guardado los brazaletes y collares propios del rey de Tartessos. El nuevo rey recompensó su bravura y se retiró a su tienda a orar. En silencio, observó los símbolos de su nuevo estatus y, con lágrimas en los ojos, juró que no los ceñiría hasta haber vengado la muerte de su padre y de todos los inocentes caídos. Luego, para asegurarse que, si él moría, los fenicios no se harían con las joyas reales, las introdujo en una vasija y las enterró allí mismo.
Aún brillaban las estrellas cuando el ejército tartesio comenzó a prepararse para la batalla. Y, al alba, los hombres de Terión atacaron simultáneamente la ciudad y la enorme flota fenicia anclada en el Guadalquivir. La lucha fue feroz, y las bajas fueron cuantiosas en ambos bandos. Terión, herido por una flecha, murió; no vivió para ver la victoria, y tampoco pudo celebrar la rendición de Gadir varios meses más tarde. Así que las insignias de su padre quedaron enterradas en el lugar de su última oración, a pesar de que su breve reinado se saldó con su única promesa cumplida.
El tiempo pasó, Tartessos pereció, Roma cayó y el mundo se duplicó. Más de 2000 años después, unos trabajadores descubrieron una vasija en el transcurso de unas obras. En ese momento, el sol brilló más fuerte, y es que Terión y Argantonio rieron complacidos para celebrar que su tesoro volvía a manos de sus herederos.

El Tesoro del Carambolo es un conjunto de varias piezas de oro y cerámica que primitivamente se creyeron de origen tartésico, aunque recientes investigaciones lo consideran el ajuar propio de animales que eran sacrificados en un templo de origen fenicio dedicado al dios Baal y la diosa Astarté que se encontraba en aquel lugar.

 

Fueron encontradas en el cerro del Carambolo, en el municipio de Camas, a tres kilómetros de Sevilla, justo donde se separa la carretera hacia Huelva y Mérida. Con motivo de unas obras en el Real Tiro de Pichón, el 30 de septiembre de 1.958, uno de los obreros, Alonso Hinojos del Pino, encontró casi en la superficie un brazalete que luego resultó ser de oro de 24 quilates y de un incalculable valor arqueológico. Al observar que al brazalete le faltaba un adorno, tanto él como el grupo de trabajadores que participaba, siguieron excavando en la búsqueda de la parte restante. Pero la sorpresa fue aún mayor cuando encontraron un recipiente de barro cocido, una especie de lebrillo, conteniendo muchas otras piezas. Aparentemente eran imitaciones de joyas antiguas, de latón o cobre, por lo que no dieron mayor valor a lo encontrado. Tanto es así, que se las repartieron entre los trabajadores que habían intervenido. Uno de ellos, para demostrar que no podían ser de oro, dobló repetidamente una de las piezas hasta llegar a romperla. Debido a aquella absurda prueba, la marca de una perceptible rotura ha dañado para siempre uno de los elementos que tiene forma de piel de toro. La sensatez y el temor de posteriores responsabilidades, aconsejaron a los obreros a entregar las joyas encontradas. La leyenda comenzaba a dejar de serlo para convertirse en realidad.

La directiva del Tiro de Pichón, con buen criterio, buscó la intervención de una de las máximas autoridades en investigaciones tartésicas, el arqueólogo y catedrático don Juan de Mata Carriazo. El profesor Carriazo realizó un minucioso examen del tesoro y presentó el correspondiente informe:
“El tesoro está formado por 21 piezas de oro de 24 quilates, con un peso total de2.950 gramos. Joyas profusamente decoradas, con un arte fastuoso, a la vez delicado y bárbaro, con muy notable unidad de estilo y un estado de conservación satisfactorio, salvo algunas violencias ocurridas en el momento del hallazgo”.
 
El profesor Carriazo estableció que estas piezas pertenecían, fijando un amplio margen de error, a un período comprendido entre los siglos VIII y III antes de Cristo, agregando:
“- Un tesoro digno de Argantonio”, legendario rey de Tartessos.
El Tesoro fue comprado en 1.964 por el Ayuntamiento de Sevilla por un millón de pesetas, para evitar que, de acuerdo con la ley existente, pasara al Museo Arqueológico Nacional de Madrid. Desde el año 2.009, el Tesoro del Carambolo original es la muestra más espectacular del Museo Arqueológico de Sevilla. Desde hacía treinta años se exponía una réplica realizada en oro, guardándose el original en la cámara acorazada de una entidad bancaria, de la que salió sólo cuatro veces en dicho período de tiempo.
En enero de 2.011, se presenta un proyecto que prevé la reconstrucción del santuario a tamaño real en un cabezo próximo al lugar donde fue encontrado el Tesoro, ya que el emplazamiento original es, en la actualidad, de propiedad privada.
Un bloque de un metro de hormigón tapó hace un lustro el yacimiento del cerro del Carambolo, tras varios años de reveladoras excavaciones arqueológicas, sepultando así toda posibilidad a los ciudadanos de conocer cómo era el lugar en el que se encontró el tesoro más conocido del pasado de Sevilla. Hasta ahora, cuando un grupo de expertos liderados porla Sociedad Españolade Arqueología Virtual (SEAV) tiene el ambicioso objetivo de reconstruir el santuario en el que estaban las citadas joyas y en torno al que giraba esta devoción de los fenicios. Porque eran fenicios, tal y como desvelaron las últimas excavaciones arqueológicas en el yacimiento entre 2002 y 2004, y no tartésicos como se había creído hasta entonces.
Será de este modo un centro de interpretación que nada tendrá que ver con los construidos hasta el momento en nuestro entorno, ya que recreará lo más fielmente posible el templo de más de3.000 metros cuadrados que empezó a nacer con pequeñas dimensiones en el siglo IX antes de Cristo y duró apenas dos siglos y medio. Es el momento de su máximo apogeo el que se reproducirá en un proyecto que pretende ir más allá de la experiencia de recorrer un museo y sumergir al visitante en un viaje al pasado con una atmósfera mágica.

LA SEVILLA DESCONOCIDA. EL TESORO DEL CARAMBOLO

Hola a todos, hace muchísimo tiempo que no escribo por aquí, pero no creáis que os he extrañado mucho! Así que aquí me tenéis de nuevo con mis historias sobre esta maravillosa Sevilla a veces tan desconocida para todo.

Hoy voy a hablaros del tesoro del Carambolo… recuerdo cuando me llevaba mi madre a verlo al museo Arqueológico, siempre me impresionaba, brillaba tanto, y te lo imaginabas quizás en la muñeca de alguna persona de otra cultura, imaginabas el rito que se realizaba, cómo sería la persona que lo portaba… ufff, te ponías a pensar y hasta te emocionabas… era simplemente increible. Total, que hace unos días ví una noticia sobre el tesoro que nos ocupa y he ampliado información buscando por aquí y por allá, así que os la transcribo.

EL TESORO DEL CARAMBOLO

A tres kilómetros de Sevilla, unos pequeños cerros a los que llaman carambolos se elevan casi un centenar de metros sobre las aguas del Guadalquivir. En uno de ellos, en el término municipal de Camas, se encuentra La Real Sociedad de Tiro de Pichón de Sevilla. Esta entidad, que adquirió el terreno en 1940 con la idea de ubicarse físicamente allí, había iniciado unas obras para ampliar sus instalaciones, con motivo de un torneo internacional que tenía previsto celebrarse. La leyenda de que existía un tesoro en el lugar ya venía de antiguo, pero era sólo eso, una leyenda.

Al arquitecto que dirigía las obras no le convencía que unas ventanas que darían a una futura terraza en construcción, pudieran quedar casi al mismo nivel que ésta, por lo que antes de que se colocara el pavimento mandó excavar para que se profundizara unos 15 cm más.

El 30 de septiembre de 1958, uno de los obreros, Alonso Hinojos del Pino, encontró casi en la superficie un brazalete que luego resultó ser de oro de 24 quilates y de un incalculable valor arqueológico. Al observar que al brazalete le faltaba un adorno, tanto él como el grupo de trabajadores que participaba, siguieron excavando en la búsqueda de la parte restante. Pero la sorpresa fue aún mayor cuando encontraron un recipiente de barro cocido, una especie de lebrillo, conteniendo muchas otras piezas. Aparentemente eran imitaciones de joyas antiguas, de latón o cobre, por lo que no dieron mayor valor a lo encontrado. Tanto es así, que se las repartieron entre los trabajadores que habían intervenido. Uno de ellos, para demostrar que no podían ser de oro, dobló repetidamente una de las piezas hasta llegar a romperla. Debido a aquella absurda prueba, la marca de una perceptible rotura ha dañado para siempre uno de los elementos que tiene forma de piel de toro. La sensatez y el temor de posteriores responsabilidades, aconsejaron a los obreros a entregar las joyas encontradas. La leyenda comenzaba a dejar de serlo para convertirse en realidad.

La directiva del Tiro de Pichón, con buen criterio, buscó la intervención de una de las máximas autoridades en investigaciones tartésicas, el arqueólogo y catedrático don Juan de Mata Carriazo y Arroquia. El profesor Carriazo realizó un minucioso y emocionado examen del tesoro y presentó el correspondiente informe. Una de sus frases resume la importancia de lo hallado de la siguiente forma:

“El tesoro está formado por 21 piezas de oro de 24 quilates, con un peso total de 2.950 gramos. Joyas profusamente decoradas, con un arte fastuoso, a la vez delicado y bárbaro, con muy notable unidad de estilo y un estado de conservación satisfactorio, salvo algunas violencias ocurridas en el momento del hallazgo”

El profesor Carriazo estableció que estas piezas pertenecían, fijando un amplio margen de error, a un período comprendido entre los siglos VIII y III antes de Cristo, agregando:

” Un tesoro digno de Argantonio”, legendario rey de Tartessos.

Este valiosísimo tesoro que muestra un exquisito trabajo de orfebrería fenicia (sendas reproducciones pueden verse en el Museo Arqueológico de la capital hispalense y en el Ayuntamiento de Sevilla) se encuentra celosamente guardado en la caja fuerte de un banco. Diversas técnicas fueron empleadas en su ejecución: fundido a la cera perdida, laminado, troquelado y soldado. Algunos elementos, debido a las concavidades que presentan, tuvieron que llevar incrustaciones de turquesas, piedras semipreciosas o de origen vítreo.

Una de las joyas más destacadas, que presenta una decoración floral bastante distinta del resto del tesoro, consiste en una cadena doble con cierre decorado, de la que penden siete de los ocho sellos giratorios originales.

Estos sellos, que en su origen podrían haber servido para marcar propiedades, sellar contratos, o acreditar un control administrativo, se clasifican como correspondientes a la época tartésica orientalizante y se cree que podían haber dejado de tener su función original como sellos y haberse convertido posteriormente en mera joya de adorno.

Fuente: Wikipedia

EL TIEMPO EN SEMANA SANTA Y FERIA 2011. INFORMACIÓN PARA LOS PRÓXIMOS 10 DÍAS.

Te informamos de la previsión meteorológica para los próximos 10 días desde el día de la consulta.

PINCHA AQUÍ PARA MÁS INFORMACIÓN.

LA SEVILLA DESCONOCIDA. LA TORRE DE DON FADRIQUE


Hoy quiero presentaros un misterio, un misterio de ambición, poder y amor que se produjo en Sevilla en la llamada torre de don Fadrique. Dicha torre se encuentra situada en la calle Santa Clara nº 30. En la actualidad no puede ser visitada, puesto que se encuentra en obras el convento colindante, pero, si alguna vez tenéis la ocasión, no dejéis de visitarla, su simple aroma te transporta a un mundo completamente misterioso…

LA TORRE DE DON FADRIQUE

 

El rey San Fernando había estado casado con la reina doña Beatriz de Suabia, de ilustre estirpe europea. Doña Beatriz dió al rey varios hijos, siendo el primero de ellos don Alfonso ” el Sabio”, quien después de la muerte de Don Fernando ocuparía el trono de Castilla y León con el nombre de D. Alfonso X el Sabio. El menor de los hijos fué el infante don Fadrique.
 

El rey San Fernando III

Sepulcro de Doña Beatriz de Suabia. Primera esposa del rey San Fernando

Cuando doña Beatriz murió, el rey, con casi 50 años de edad,  contrajo nuevo matrimonio con doña Juana de Pointiheu, con la finalidad de entablar relacines de amistad con Francia. la diferencia de edad entre el rey y doña Juana era demasiada pués ella tan solo tenía 17 años.

Imagen similar de mujer a la que se pudo parecer doña Juana de Pointiheu

Pero poco después de contraer matrimonio el rey se puso en marcha para conquistar Córdoba y Sevilla Las campañas le mantuvieron alejado de su esposa. El rey sólo se acercaba a ella por cumplir como caballero y cristiano y por obligación matrimonial, por lo que la joven tuvo varios hijos, más como deber que por placer.
Los reyes se vinieron a Sevilla y se instalaron en el Alcázar, pero el rey  por preocupaciones, por ejercitaciones piadosas y por una enfermedad que contrajo al pasar el Guadalquivir por Lora del Río, de la que nunca se repuso, se alejaba aún más de su esposa.
Cuatro años después doña Juana quedó viuda, joven, bella, sin haber sabido lo que realmente significaba tener un marido y sola en Sevilla sin más compañía que la de sus doncellas, ya que debido a la educación que debían de recibir sus hijos, aún pequeños, tan sólo los veía para darle un beso antes de acostarse.
Pero un día vino al Alcázar el infante don Fadrique, hijo de San Fernando, y por tanto hijastro de doña Juana aunque ambos tenían la misma edad. Don Fadrique nunca había vivido en Sevilla pero cuando llegó se vió obligado a acudir a presentar sus respetos a doña Juana. Cuando llegó al Alcázar, esta se encontraba, como solía hacer muchas veces, en el jardín cazando palomas con su halcón favorito, don Fadrique eligió el halcón y estuvieron conversando. Al día siguiente salieron juntos a cazar junto al Guadalquivir. Y a pesar de las críticas, las salidas continuaron.

Pintura de halcón

Llegó el invierno y la caza a la orilla del río resultaba difícil por lo que don Fadrique mandó construir una Torre para que la reina viuda pudiese cazar teniendo cerca un fuego aunque las explicaciones que él daba a quienes le preguntaban era que iba a construir una Torre para la defensa de la ciudad. Para los que entendían de estrategia militar esta explicación no fue muy convincente.
El rey Alfonso X para evitar las murmuraciones de sus nobles, trasladó la corte a Toledo. Pero la nobleza sevillana y el pueblo bajo se unieron a una guerra contra los amantes porque no podían admitir que una reina viuda se volviera a casar  ni tampoco que tuviera amores secretos.
Cuando la reina acompañada del infante  salían del Alcázar para dirigirse a la Torre de don Fadrique, se cerraban todas las puertas y ventanas de las casas antes de que llegara a su altura la reina.

Torre de Don Fadrique

El 24 de Junio, que era el santo de la reina, se enviaron más de 200 invitaciones desde el Alcázar, pero ni uno sólo de los invitados acudió al banquete. Fue este día cuando la reina ordenó recoger todas sus cosas y las de sus hijos para irse a Francia. Don Fadrique quedó desconsolado ante la noticia.
Al embarcar la reina en la Falúa, que era el barco de la familia real, situado en el embarcadero real, al surcar por el río  dirigió una última mirada con los ojos llenos de lágrimas a la Torre de don Fadrique que durante 3 años había sido su nido de amor. Con un pañuelo hizo una señal en dirección a la Torre dónde don Fadrique le hacía una señal de adiós con la mano.
Don Fadrique fue acusado y sentenciado a muerte por haber ofendido el decoro real por tener relaciones ilícitas con la viuda del rey.
Desde entonces la Torre de don Fadrique no volvió a ser usada y hoy en día sique ahí, en la calle de Santa Clara, como muestra del arte románico y gótico.

Vista de la Torre de Don Fadrique desde el Convento de Santa Clara con busto de Fernando VII

El diseño de la torre presenta una altura de tres plantas levantadas encima de un amplio zócalo y rematada en azotea con almenas. Es una estructura cuadrada de diez metros de lado aproximadamente con una puerta de estilo románico. Está protegida según declaración del Decreto del 22/04/1949, y la Ley 16/1985 en referencia al Patrimonio Histórico Español. La Junta de Andalucía la incluyó en el reconocimiento especial a los castillos de la Comunidad Autónoma de
Andalucía.

 

 

Gárgola situada en la parte superior de la torre

 

Foto del interior de la torre

Sobre la puerta de entrada de claro estilo románico se conserva una placa de la época de fundación con caracteres latinos y en latín y cuya traducción es la que sigue:

Puerta de acceso a la Torre

Esta torre es fabrica del magnífico Fadrique, podrá llamarse la mayor alabanza del arte y del artífice: a su Beatriz madre le fue grata esta prole del rey Fernando, experimentado y amigo de las leyes. Si deseas saber la era y los años, ahora mil doscientos y noventa y dos (1252) ya existía la torre serena y amena llena de riquezas.

Fuente: Libro Tradiciones y Leyendas Sevillanas, José María de Mena.
Fuentes fotográficas:

 

 

LA SEVILLA DESCONOCIDA. LA LEYENDA DE LA CALLE SIERPES

PINCHA AQUÍ PARA RECIBIR INFORMACIÓN SOBRE LA SEVILLA DESCONOCIDA

Antes de seguir escribiendo, quería daros las gracias por la cantidad de comentarios que dejáis en las entradas de “La Sevilla Desconocida”, me animan a seguir escribiendo, puesto que creo que tenemos por suerte una Sevilla mágica y misteriosa que en cualquier esquina en cualquier “escondrijo” esconde la más fantástica de las historia, las cuales merecen ser transmitidas en el tiempo para que nuestros hijos conozcan esta maravillosa “Sevilla Desconocida”. Gracias a todos.

En esta entrada voy a hablaros sobre una leyenda que recuerdo me contó mi madre cuando era apenas una niña, y que, la verdad, es que en aquellos años de inocencia me produjo mucho miedo. A continuación os la transcribo: La leyenda de la calle Sierpes. Esta obra está recogida del libro de José María de Mena “Tradiciones y Leyendas Sevillanas”.Espero que os guste.


LA LEYENDA DE LA CALLE SIERPES

A finales del siglo XV, cuando aún no había terminado la Reconquista, Sevilla era el lugar de paso para las tropas que se dirigían al reino de  Granada. Se trataba de una frontera insegura, la cuál permitía infiltrarse fácilmente a individuos armados y merodeadores. En muchas ciudades, y por supuesto en Sevilla había barrios de personas descontentas que siempre estaban dispuestos a fomentar la revuelta. Para agravar más la situación, los nobles españoles estaban divididos en bandos, todos hostiles al poder real que intentaba disminuir sus privilegios para fortalecer la autoridad de la Corona.

Por aquel entonces comenzaron a ocurrir en Sevilla siniestros sucesos… con frecuencia faltaban niños. Unas veces desaparecían en la noche de sus casas, robados de sus propias cunas; otras veces desaparecían al atardecer, sin regresar de sus juegos a sus casas, sin que jamás se volviera a saber de ellos.

Cundió la alarma en la ciudad con mil rumores. Unos decían que los niños eran robados por judíos para sacrílegas parodias de la crucifixión de Cristo; otros aseguraban que los niños eran robados por bandidos moros a los palacios del rey de Granada para convertirlos en esclavos; otros, que más bién eran piratas turcos que remontaban el Guadalquivir en barcas, entraban en la ciudad disfrazados de mercaderes para llevarse los niños y venderlos en los mercados del gran Sultán de Constantinopla.

Pero cierto día un hombre se presentó en casa de Don Alonso de Cárdenas, que por aquel entonces regentaba la ciudad. Aquel hombre no quiso mostrar su rostro ni decir su nombre. Venía a hablar del asunto de los robos de los niños que tan acongojada tenía a la ciudad. Don Alonso le preguntó que si sabía de quién o quiénes eran los autores, y que se le ayudaba a prenderlos los haría quemar a fuego lento en el campo de Tablada o los manadaría a descuartizar entre cuatro caballos en la Plaza de San Francisco. El hombre le preguntó que cuál sería su recompensa si le ayudase a terminar con aquel grave asunto. Don Alonso le dijo que el premio sería lo que el quisiera; el hombre pidió su libertad pero como  no se fiaba de las promesas de Don Alonso, pidió un compromiso por escrito ante un escribano y Don Alonso aceptó. Delante del escribano  explicó que era un preso fugitivo, que se había escapado de los calabozos de la cárcel a través de las antiguas cloacas, y fue intentando huir por aquellos laberintos estrechos cuando encontró a quien robaba los niños. Don Alonso firmó el escrito en el que se redactaba que perdonaba de sus delitos y liberaba a este hombre, Melchor de Quintana y Argüeso, bachiller en Letras por los Estudios de Osuna, tercera Universidad de España. Melchor le dijo que no sólo le diría quién era el autor de los secuestros sino que le llevaría hasta él, ya que lo había matado hacia dos días. Se dirigieron entonces a la calle Entrecárceles y entraron en el caserón de la cácel Real, llegaron al calabozo dónde había estado encarcelado Melchor y se bajaron por las cloacas hasta llegar a un lugar dónde se cruzaban varias galerias.

Antigua Cárcel Real de Sevilla. Actualmente Sede de “Cajasol”

Fue entonces cuando Melchor dijo: ” Ahí tenéis al ladrón y matador de niños”. Y levantando la antorcha para iluminar mostró a los acompañantes el cuerpo de un monstruoso animal, que en un principio parecía un cocodrilo o un dragón pero que finalmente reconocieron como una gran serpiente, de temible aspecto. Uno de los alguaciles armados reconoció  la galeria y afirmó que en efecto era aquella gran bestia la que robaba a los niños saliendo por otras cloacas al interior de las casas pués había visto por el suelo algunos restos infantiles. Don Alonso se dirigió a Melchor y le dijo que era libre, que podía marchar a donde quisiera pero que pasara antes por la Casa Consistorial dónde le darían algún empleo si quisiera quedarse en Sevilla o dinero para que volviera a su pueblo si así lo deseaba.

Don Alonso ordenó que el disforme “cuerpo de la Sierpe” fuera sacado de aquella galería y fuera expuesto en la calle de Espaderos. A fuerza de repetir el relato de lo sucedido a esta calle se le empezó a llamar ” La calle de la Sierpe”, borrándose así la memoria del nombre que antes tenía, Espaderos.


A continuación ponemos los enlaces de las páginas de dónde hemos tomado las fotos:

http://www.fotolog.com/reino_de_sevilla/35977037

http://personal.us.es/alporu/histsevilla/audiencia.htm

http://leyendasdesevilla.blogspot.com/2011/01/historia-y-leyenda-de-la-calle-sierpes.html

http://www.google.es/imgres?imgurl=http://2.bp.blogspot.com/

Como ya hemos expuesto con anterioridad esta entrada ha sido extraída del libro “Tradiciones y leyendas sevillanas” de José María de Mena.

 

LA SEVILLA DESCONOCIDA. LUIS CERNUDA

Otro de los poetas de los cuales es imprescindible hablar es Luis Cernuda, formó una parte importante de la Generación del 27 y merece la pena que conozcamos un poco de la obra de tan maravillosa con la que nos obsequió este poeta sevillano.


Nace en 1902 en Sevilla. Allí fue alumno de P.Salinas. Partidario de la República, se exilia en 1938. Viaja por G.Bretaña y Estados Unidos y muere en México, en 1963. Soledad, dolor, sensibilidad… son notas características de la personalidad de Cernuda. Su descontento con el mundo y su rebeldía se deben, en gran medida, a su condición de homosexual, a su conciencia de ser un marginado. Admite ser un “inadaptado”.

Casa natal de Luis Cernuda situada en la calle Acetres (Sevilla)

Sus principales influencias proceden de autores románticos: Keats, Hölderling, Bécquer… También de los clásicos, en especial de Garcilaso. Hay una voluntad de síntesis muy propia del 27.  Su obra se basa en el contraste entre la su anhelo de realización personal (el deseo) y los límites impuestos por el mundo que le rodea (la realidad). Es una poesía de raíz romántica. Los temas más habituales son la soledad, el deseo de un mundo habitable y, sobre todo, el amor (exaltado o insatisfecho).  Posee Cernuda un estilo muy personal, alejado de las modas. En sus inicios toca la poesía pura, el clasicismo y el Surrealismo, pero a partir de 1932 inicia un estilo personal, cada vez más sencillo (de una sencillez lúcidamente elaborada), basado en un triple rechazo:  -De los ritmos muy marcados (uso fundamental de versículos). -De la rima.  -Del lenguaje brillante y lleno de imágenes: desea acercarse al “lenguaje hablado, y el tono colo-quial” (lenguaje coloquial que esconde una profunda elaboración. Desde 1936 Cernuda reúne sus libros bajo un mismo título: La realidad y el deseo, que se va engrosando hasta su versión definitiva, en 1964. Esta obra está formada por varios ciclos:


Nace en 1902 en Sevilla. Allí fue alumno de P.Salinas. Partidario de la República, se exilia en 1938. Viaja por G.Bretaña y Estados Unidos y muere en México, en 1963. Soledad, dolor, sensibilidad… son notas características de la personalidad de Cernuda. Su descontento con el mundo y su rebeldía se deben, en gran medida, a su condición de homosexual, a su conciencia de ser un marginado. Admite ser un “inadaptado”. Sus principales influencias proceden de autores románticos: Keats, Hölderling, Bécquer… También de los clásicos, en especial de Garcilaso. Hay una voluntad de síntesis muy propia del 27.  Su obra se basa en el contraste entre la su anhelo de realización personal (el deseo) y los límites impuestos por el mundo que le rodea (la realidad). Es una poesía de raíz romántica. Los temas más habituales son la soledad, el deseo de un mundo habitable y, sobre todo, el amor (exaltado o insatisfecho).  Posee Cernuda un estilo muy personal, alejado de las modas. En sus inicios toca la poesía pura, el clasicismo y el Surrealismo, pero a partir de 1932 inicia un estilo personal, cada vez más sencillo (de una sencillez lúcidamente elaborada), basado en un triple rechazo:  -De los ritmos muy marcados (uso fundamental de versículos). -De la rima.  -Del lenguaje brillante y lleno de imágenes: desea acercarse al “lenguaje hablado, y el tono colo-quial” (lenguaje coloquial que esconde una profunda elaboración. Desde 1936 Cernuda reúne sus libros bajo un mismo título: La realidad y el deseo, que se va engrosando hasta su versión definitiva, en 1964. Esta obra está formada por varios ciclos:


1)Inicios: poesía pura (Perfil del aire, 1924-27; fue muy mal recibida; D.Alonso declara que aún estaba “inmaduro”) y clásica garcilasiana (Égloga, elegía y oda, 1927-28)

2)Surrealismo: Un río, un amor, 1929; Los placeres prohi-bidos, 1931.

3)Su obra capital es Donde habite el olvido (1932-33), con un lengua-je ya propio; es un libro desolado y triste, tremendamente sincero. En esta línea se sitúa Invocaciones a las gracias del mundo

(1934-35), que incluye el poema “Soliloquio del farero”, sobre el tema de la soledad. Tres temas fundamentales en esta obra: la belleza de los cuerpos masculinos, el destino del artista, la filosofía de la soledad.  Después de la guerra continúa con su línea de depuración estilística, y trata temas como el de la patria perdida, recordada con añoranza o rechazada. Persiste su amargura. Desolación de la quimera (1956-62): es un balance final, sin retractarse ni disculparse.

En prosa escribe Ocnos (1942) evocación de Andalucía desde la distancia y Variaciones sobre tema mexicano. También fue un crítico literario bastante agudo. Y traductor (de Hölderlin y Shakespeare).

A continuación os dejamos con un hermoso poema de este autor:


Te quiero.

Te lo he dicho con el viento,
jugueteando como animalillo en la arena
o iracundo como órgano impetuoso;

Te lo he dicho con el sol,
que dora desnudos cuerpos juveniles
y sonríe en todas las cosas inocentes;

Te lo he dicho con las nubes,
frentes melancólicas que sostienen el cielo,
tristezas fugitivas;

Te lo he dicho con las plantas,
leves criaturas transparentes
que se cubren de rubor repentino;

Te lo he dicho con el agua,
vida luminosa que vela un fondo de sombra;
te lo he dicho con el miedo,
te lo he dicho con la alegría,
con el hastío, con las terribles palabras.

Pero así no me basta:
más allá de la vida,
quiero decírtelo con la muerte;
más allá del amor,
quiero decírtelo con el olvido.

 

Más poemas e información de Cernuda en el siguiente enlace:

http://www.los-poetas.com/b/biocern.htm

LA SEVILLA DESCONOCIDA. EL BESO DE GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER

En esta nueva entrada os vamos a presentar una de las leyendas más hermosas, que, para mi gusto, tiene Gustavo Adolfo Bécquer. Se titula: EL BESO.

Esta leyenda se sitúa en Toledo, cuando ésta, estaba tomada por el ejército francés de Napoleón. Y trata la leyenda de un general que se adentra con su ejército en una Iglesia para cobijarse de las frías noches toledanas, y en la cual se enamora perdidamente de una hermosa mujer llamada doña Elvira de Castañeda.

El único problema es que ella es una hermosa imagen fúnebre tallada en mármol de Carrara y que está situada al lado de la imagen de un hombre también del mismo material…

La leyenda es larga, pero merece la pena ser leída.

EL BESO

Cuando una parte del ejército francés se apoderó a principios de este siglo de la histórica Toledo, sus jefes, que no ignoraban el peligro a que se exponían en las poblaciones españolas diseminándose en alojamientos separados, comenzaron por habilitar para cuarteles los más grandes y mejores edificios de la ciudad.

NAPOLEÓN BONAPARTE

Después de ocupado el suntuoso alcázar de Carlos V, echose mano de la casa de Consejos; y cuando ésta no pudo contener más gente comenzaron a invadir el asilo de las comunidades religiosas, acabando a la postre por transformar en cuadras hasta las iglesias consagradas al culto. En esta conformidad se encontraban las cosas en la población donde tuvo lugar el suceso que voy a referir, cuando una noche, ya a hora bastante avanzada, envueltos en sus oscuros capotes de guerra y ensordeciendo las estrechas y solitarias calles que conducen desde la Puerta del Sol a Zocodover, con el choque de sus armas y el ruidoso golpear de los cascos de sus corceles, que sacaban chispas de los pedernales, entraron en la ciudad hasta unos cien dragones de aquellos altos, arrogantes y fornidos, de que todavía nos hablan con admiración nuestras abuelas.

 

CIUDAD DE TOLEDO



Mandaba la fuerza un oficial bastante joven, el cual iba como a distancia de unos treinta pasos de su gente hablando a media voz con otro, también militar a lo que podía colegirse por su traje. Éste, que caminaba a pie delante de su interlocutor, llevando en la mano un farolillo, parecía seguirle de guía por entre aquel laberinto de calles oscuras, enmarañadas y revueltas.

-Con verdad -decía el jinete a su acompañante-, que si el alojamiento que se nos prepara es tal y como me lo pintas, casi, casi sería preferible arrancharnos en el campo o en medio de una plaza.

-¿Y qué queréis, mi capitán -contestole el guía, que efectivamente era un sargento aposentador-; en el alcázar no cabe ya un grano de trigo, cuanto más un hombre; de San Juan de los Reyes no digamos, porque hay celda de fraile en la que duermen quince húsares. El convento adonde voy a conduciros no era mal local, pero hará cosa de tres o cuatro días nos cayó aquí como de las nubes una de las columnas volantes que recorren la provincia, y gracias que hemos podido conseguir que se amontonen por los claustros y dejen libre la iglesia.

-En fin -exclamó el oficial después de un corto silencio y como resignándose con el extraño alojamiento que la casualidad le deparaba-, más vale incómodo que ninguno. De todas maneras, si llueve, que no será difícil según se agrupan las nubes, estamos a cubierto, y algo es algo.

Interrumpida la conversación en este punto, los jinetes precedidos del guía, siguieron en silencio el camino adelante hasta llegar a una plazuela, en cuyo fondo se destacaba la negra silueta del convento con su torre morisca, su campanario de espadaña, su cúpula ojival y sus tejados de crestas desiguales y oscuras.

-He aquí vuestro alojamiento -exclamó el aposentador al divisarle y dirigiéndose al capitán, que, después que hubo mandado hacer alto a la tropa, echó pie a tierra, tomó el farolillo de manos del guía y se dirigió hacia el punto que éste le señalaba.

Como quiera que la iglesia del convento estaba completamente desmantelada, los soldados que ocupaban el resto del edificio habían creído que las puertas le eran ya poco menos que inútiles, y un tablero hoy, otro mañana, habían ido arrancándolas pedazo a pedazo para hacer hogueras con que calentarse por las noches.

Nuestro joven oficial no tuvo, pues, que torcer llaves ni descorrer cerrojos para penetrar en el interior del templo.

A la luz del farolillo, cuya dudosa claridad se perdía entre las espesas sombras de las naves y dibujaba con gigantescas proporciones sobre el muro la fantástica sombra del sargento aposentador que iba precediéndole, recorrió la iglesia de arriba abajo y escudriñó una por una todas sus desiertas capillas, hasta que una vez hecho cargo del local, mandó echar pie a tierra a su gente, y, hombres y caballos revueltos, fue acomodándola como mejor pudo.

Según dejamos dicho, la iglesia estaba completamente desmantelada, en el altar mayor pendían aún de las altas cornisas los rotos girones del velo con que lo habían cubierto los religiosos al abandonar aquel recinto; diseminados por las naves veíanse algunos retablos adosados al muro, sin imágenes en las hornacinas; en el coro se dibujaban con un ribete de luz los extraños perfiles de la oscura sillería de alerce; en el pavimento, destrozado en varios puntos, distinguíanse aún anchas losas sepulcrales llenas de timbres; escudos y largas inscripciones góticas; y allá a lo lejos, en el fondo de las silenciosas capillas y a la largo del crucero, se destacaban confusamente entre la oscuridad, semejantes a blancos e inmóviles fantasmas, las estatuas de piedra que, unas tendidas, otras de hinojos sobre el mármol de sus tumbas, parecían ser los únicos habitantes del ruinoso edificio.

IGLESIA DE SAN PEDRO MÁRTIR EL REAL

A cualquiera otro menos molido que el oficial de dragones; el cual traía una jornada de catorce leguas en el cuerpo, o menos acostumbrado a ver estos sacrilegios como la cosa más natural del mundo, hubiéranle bastado dos adarmes de imaginación para no pegar los ojos en toda la noche en aquel oscuro e imponente recinto, donde las blasfemias de los soldados que se quejaban en alta voz del improvisado cuartel, el metálico golpe de sus espuelas que resonaban sobre las anchas losas sepulcrales del pavimento, el ruido de los caballos que piafaban impacientes, cabeceando y haciendo sonar las cadenas con que estaban sujetos a los pilares, formaban un rumor extraño y temeroso que se dilataba por todo el ámbito de la iglesia y se reproducía cada vez más confuso, repetido de eco en eco en sus altas bóvedas.

Pero nuestro héroe, aunque joven, estaba ya tan familiarizado con estas peripecias de la vida de campaña, que apenas hubo acomodado a su gente, mandó colocar un saco de forraje al pie de la grada del presbiterio, y arrebujándose como mejor pudo en su capote y echando la cabeza en el escalón, a los cinco minutos roncaba con más tranquilidad que el mismo rey José en su palacio de Madrid.

Los soldados, haciéndose almohadas de las monturas, imitaron su ejemplo, y poca a poco fue apagándose el murmullo de sus voces.

A la media hora sólo se oían los ahogados gemidos del aire que entraba por las rotas vidrieras de las ojivas del templo, el atolondrado revolotear de las aves nocturnas que tenían sus nidos en el dosel de piedra de las esculturas de los muros, y el alternado rumor de los pasos del vigilante que se paseaba, envuelto en los anchos pliegues de su capote a lo largo del pórtico.

II

En la época a que se remonta la relación de esta historia, tan verídica como extraordinaria, lo mismo que al presente, para los que no sabían apreciar los tesoros del arte que encierran sus muros, la ciudad de Toledo no era más que un poblachón destartalado, antiguo, ruinoso e insufrible.

Los oficiales del ejército francés, que, a juzgar por los actos de vandalismo con que dejaron en ella triste y perdurable memoria de su ocupación, de todo tenían menos de artistas o arqueólogos, no hay para que decir que se fastidiaban soberanamente en la vetusta ciudad de los Césares.

En esta situación de ánimo, la más insignificante novedad que viniese a romper la monótona quietud de aquellos días eternos e iguales, era acogida con avidez entre los ociosos: así es que la promoción al grado inmediato de uno de sus camaradas; la noticia del movimiento estratégico de una columna volante, la salida de un correo de gabinete o la llegada de una fuerza cualquiera a la ciudad, convertíanse en tema fecundo de conversación y objeto de toda clase de comentarios, hasta tanto que otro incidente venía a sustituirlo, sirviendo de base a nuevas quejas, críticas y suposiciones.

Como era de esperar, entre los oficiales que; según tenían de costumbre, acudieron al día siguiente a tomar el sol y a charlar un rato en el Zocodover, no se hizo platillo de otra cosa que la llegada de los dragones, cuyo jefe dejamos en el anterior capítulo durmiendo a pierna suelta y descansando de las fatigas de su viaje. Cerca de una hora hacía que la conversación giraba alrededor de este asunto, y ya comenzaba a interpretarse de diversos modos la ausencia del recién venido, a quien uno de los presentes, antiguo compañero suyo de colegio, había citado para el Zocodover, cuando en una de las bocacalles de la plaza apareció al fin nuestro bizarro capitán despojado de su ancho capotón de guerra, luciendo un gran casco de metal con penacho de plumas blancas, una casaca azul turquí con vueltas rojas y un magnífico mandoble con vaina de acero, que resonaba arrastrándose al compás de sus marciales pasos y del golpe seco y agudo de sus espuelas de oro.

Apenas le vio su camarada, salió a su encuentro para saludarle, y con él se adelantaron casi todos los que a la sazón se encontraban en el corrillo, en quienes habían despertado la curiosidad y la gana de conocerle los pormenores que ya habían oído referir acerca de su carácter original y extraño.

Después de los estrechos abrazos de costumbre y de las exclamaciones, plácemes y preguntas de rigor en estas entrevistas; después de hablar largo y tendido sobre las novedades que andaban por Madrid, la varia fortuna de la guerra y los amigotes muertos o ausentes rodando de uno en otro asunto la conversación, vino a parar al tema obligado, esto es, las penalidades del servicio, la falta de distracciones de la ciudad y el inconveniente de los alojamientos.

Al llegar a este punto, uno de los de la reunión que, por lo visto, tenía noticias del mal talante con que el joven oficial se había resignado a acomodar su gente en la abandonada iglesia, le dijo con aire de zumba:

-Y a propósito de alojamiento, ¿qué tal se ha pasado la noche en el que ocupáis?

-Ha habido de todo -contestó el interpelado-; pues si bien es verdad que no he dormido gran cosa, el origen de mi vigilia merece la pena de la velada. El insomnio junto a una mujer bonita no es seguramente el peor de los males.

-¡Una mujer! -repitió su interlocutor como admirándose de la buena fortuna del recién venido; eso es lo que se llama llegar y besar el santo.

-Será tal vez algún antiguo amor de la corte que le sigue a Toledo para hacerle más soportable el ostracismo -añadió otro de los del grupo.

-¡Oh!, no -dijo entonces el capitán-; nada menos que eso. Juro, a fe de quien soy, que no la conocía y que nunca creí hallar tan bella patrona en tan incómodo alojamiento. Es todo lo que se llama una verdadera aventura.

-¡Contadla!, ¡contadla! -exclamaron en coro los oficiales que rodeaban al capitán; y como éste se dispusiera a hacerlo así, todos prestaron la mayor atención a sus palabras mientras él comenzó la historia en estos términos:

-Dormía esta noche pasada como duerme un hombre que trae en el cuerpo trece leguas de camino, cuando he aquí que en lo mejor del sueño me hizo despertar sobresaltado e incorporarme sobre el codo un estruendo, horrible, un estruendo tal, que me ensordeció un instante para dejarme después los oídos zumbando cerca de un minuto, como si un moscardón me cantase a la oreja.

Como os habréis figurado, la causa de mi susto era el primer golpe que oía de esa endiablada campana gorda, especie de sochantre de bronce, que los canónigos de Toledo han colgado en su catedral con el laudable propósito de matar a disgustos a los necesitados de reposo.

Renegando entre dientes de la campana y del campanero que la toca, disponíame, una vez apagado aquel insólito y temeroso rumor, a coger nuevamente el hilo del interrumpido sueño, cuando vino a herir mi imaginación y a ofrecerse ante mis ojos una cosa extraordinaria. A la dudosa luz de la luna que entraba en el templo por el estrecho ajimez del muro de la capilla mayor, vi a una mujer arrodillada junto al altar.

Los oficiales se miraron entre sí con expresión entre asombrada e incrédula; el capitán sin atender al efecto que su narración producía, continuó de este modo:

-No podéis figuraros nada semejante, aquella nocturna y fantástica visión que se dibujaba confusamente en la penumbra de la capilla, como esas vírgenes pintadas en los vidrios de colores que habréis visto alguna vez destacarse a lo lejos, blancas y luminosas, sobre el oscuro fondo de las catedrales.

Su rostro ovalado, en donde se veía impreso el sello de una leve y espiritual demacración, sus armoniosas facciones llenas de una suave y melancólica dulzura, su intensa palidez, las purísimas líneas de su contorno esbelto, su ademán reposado y noble, su traje blanco flotante, me traían a la memoria esas mujeres que yo soñaba cuando casi era un niño. ¡Castas y celestes imágenes, quimérico objeto del vago amor de la adolescencia!

Yo me creía juguete de una alucinación, y sin quitarle un punto los ojos, ni aun osaba respirar, temiendo que un soplo desvaneciese el encanto. Ella permanecía inmóvil.

Antojábaseme, al verla tan diáfana y luminosa que no era una criatura terrenal, sino un espíritu que, revistiendo por un instante la forma humana, había descendido en el rayo de la luna, dejando en el aire y en pos de sí la azulada estela que desde el alto ajimez bajaba verticalmente hasta el pie del opuesto muro, rompiendo la oscura sombra de aquel recinto lóbrego y misterioso.

-Pero…-exclamó interrumpiéndole su camarada de colegio, que comenzando por echar a broma la historia, había concluido interesándose con su relato -¿cómo estaba allí aquella mujer? ¿No le dijiste nada? ¿No te explicó su presencia en aquel sitio?

-No me determiné a hablarle, porque estaba seguro de que no había de contestarme, ni verme, ni oírme.

-¿Era sorda?

-¿Era ciega?

-¿Era muda? -exclamaron a un tiempo tres o cuatro de los que escuchaban la relación.

-Lo era todo a la vez -exclamó al fin el capitán después de un momento de pausa-, porque era… de mármol.


Al oír el estupendo desenlace de tan extraña aventura, cuantos había en el corro prorrumpieron en una ruidosa carcajada, mientras uno de ellos dijo al narrador de la peregrina historia, que era el único que permanecía callado y en una grave actitud:

-¡Acabáramos de una vez! Lo que es de ese género, tengo yo más de un millar, un verdadero serrallo, en San Juan de los Reyes; serrallo que desde ahora pongo a vuestra disposición, ya que, a lo que parece, tanto os da de una mujer de carne como de piedra.

-¡Oh!, no… -continuó el capitán, sin alterarse en lo más mínimo por las carcajadas de sus compañeros-: estoy seguro de que no pueden ser como la mía. La mía es una verdadera dama castellana que por un milagro de la escultura parece que no la han enterrado en su sepulcro, sino que aún permanece en cuerpo y alma de hinojos sobre la losa que lo cubre, inmóvil, con las manos juntas en ademán suplicante, sumergida en un éxtasis de místico amor.

-De tal modo te explicas, que acabarás por probarnos la verosimilitud de la fábula de Galatea.

-Por mi parte, puedo deciros que siempre la creí una locura; mas desde anoche comienzo a comprender la pasión del escultor griego.

-Dadas las especiales condiciones de tu nueva dama, creo que no tendrás inconveniente en presentarnos a ella. De mí sé decir que ya no vivo hasta ver esa maravilla. Pero… ¿qué diantres te pasa?… diríase que esquivas la presentación. ¡Ja!, ¡ja!, ¡ja! Bonito fuera que ya te tuviéramos hasta celoso.

-Celoso -se apresuró a decir el capitán-, celoso… de los hombres, no…; mas ved, sin embargo, hasta dónde llega mi extravagancia. Junto a la imagen de esa mujer, también de mármol, grave y al parecer con vida como ella, hay un guerrero… su marido sin duda… Pues bien…: lo voy a decir todo, aunque os moféis de mi necesidad… Si no hubiera temido que me tratasen de loco, creo que ya lo habría hecho cien veces pedazos.

Una nueva y aún más ruidosa carcajada de los oficiales saludó esta original revelación del estrambótico enamorado de la dama de piedra.

-Nada, nada; es preciso que la veamos -decían los unos.

-Sí, sí; es preciso saber si el objeto corresponde a tan alta pasión -añadían los otros.

-¿Cuándo nos reunimos a echar un trago en la iglesia en que os alojáis? -exclamaron los demás.

-Cuando mejor os parezca: esta misma noche si queréis -respondió el joven capitán, recobrando su habitual sonrisa, disipada un instante por aquel relámpago de celos-. A propósito. Con los bagajes he traído hasta un par de docenas de botellas de Champagne, verdadero Champagne, restos de un regalo hecho a nuestro general de brigada, que, como sabéis, es algo pariente.

-¡Bravo!, ¡bravo! -exclamaron los oficiales a una voz, prorrumpiendo en alegres exclamaciones.

-¡Se beberá vino del país!

-¡Y cantaremos una canción de Ronsard!

-Y hablaremos de mujeres, a propósito de la dama del anfitrión.

-Conque… ¡hasta la noche!

¡Hasta la noche!

III

Ya hacía largo rato que los pacíficos habitantes de Toledo habían cerrado con llave y cerrojo las pesadas puertas de sus antiguos caserones; la campana gorda de la catedral anunciaba la hora de la queda, y en lo alto del alcázar, convertido en cuartel, se oía el último toque de silencio de los clarines, cuando diez o doce oficiales que poco a poco habían ido reuniéndose en el Zocodover tomaron el camino que conduce desde aquel punto al convento en que se alojaba el capitán, animados más con la esperanza de apurar las prometidas botellas, que con el deseo de conocer la maravillosa escultura.

La noche había cerrado sombría y amenazadora; el cielo estaba cubierto de nubes de color de plomo; el aire, que zumbaba encarcelado en las estrechas y retorcidas calles, agitaba la moribunda luz del farolillo de los retablos o hacía girar con un chirrido agudo las veletas de hierro de las torres.

Apenas los oficiales dieron vista a la plaza en que se hallaba situado el alojamiento de su nuevo amigo, éste, que les aguardaba impaciente, salió a encontrarles; y después de cambiar algunas palabras a media voz, todos penetraron juntos en la iglesia, en cuyo lóbrego recinto la escasa claridad de una linterna luchaba trabajosamente con las oscuras y espesísimas sombras.

-¡Por quién soy! -exclamó uno de los convidados tendiendo a su alrededor la vista-, que el local es de los menos a propósito del mundo para una fiesta.

-Efectivamente -dijo otro-; nos traes a conocer a una dama, y apenas si con mucha dificultad se ven los dedos de la mano.

-Y, sobre todo, hace un frío, que no parece sino que estamos en la Siberia -añadió un tercero arrebujándose en el capote.

-Calma, señores, calma -interrumpió el anfitrión-; calma, que a todo se proveerá. ¡Eh, muchacho! -prosiguió dirigiéndose a uno de sus asistentes-: busca por ahí un poco de leña, y enciéndenos una buena fogata en la capilla mayor.

El asistente, obedeciendo las órdenes de su capitán, comenzó a descargar golpes en la sillería del coro, y después que hubo reunido una gran cantidad de leña que fue apilando al pie de las gradas del presbiterio, tornó la linterna y se dispuso a hacer un auto de fe con aquellos fragmentos tallados de riquísimas labores, entre los que se veían, por aquí, parte de una columnilla salomónica; por allá, la imagen de un santo abad, el torso de una mujer o la disforme cabeza de un grifo asomado entre hojarascas.

A los pocos minutos, una gran claridad que de improviso se derramó por todo el ámbito de la iglesia anunció a los oficiales que había llegado la hora de comenzar el festín.

El capitán, que hacía los honores de su alojamiento con la misma ceremonia que hubiera hecho los de su casa, exclamó dirigiéndose a los convidados:

Si gustáis, pasaremos al buffet.

Sus camaradas, afectando la mayor gravedad, respondieron a la invitación con un cómico saludo, y se encaminaron a la capilla mayor precedidos del héroe de la fiesta, que al llegar a la escalinata se detuvo un instante, y extendiendo la mano en dirección al sitio que ocupaba la tumba, les dijo con la finura más exquisita.

-Tengo el placer de presentaros a la dama de mis pensamientos. Creo que convendréis conmigo en que no he exagerado su belleza.

Los oficiales volvieron los ojos al punto que les señalaba su amigo, y una exclamación de asombro se escapó involuntariamente de todos los labios.

En el fondo de un arco sepulcral revestido de mármoles negros, arrodillada delante de un reclinatorio, con las manos juntas y la cara vuelta hacia el altar, vieron, en efecto, la imagen de una mujer tan bella, que jamás salió otra igual de manos de un escultor, ni el deseo pudo pintarla en la fantasía más soberanamente hermosa.

-En verdad que es un ángel -exclamó uno de ellos.

-¡Lástima que sea de mármol! -añadió otro.

-No hay duda que, aunque no sea más que la ilusión de hallarse junto a una mujer de este calibre, es lo suficiente para no pegar los ojos en toda la noche.

-¿Y no sabéis quién es ella? -preguntaron algunos de los que contemplaban la estatua al capitán, que sonreía satisfecho de su triunfo.

-Recordando un poco del latín que en mi niñez supe, he conseguido a duras penas, descifrar la inscripción de la tumba -contestó el interpelado-; y, a lo que he podido colegir, pertenece a un título de Castilla; famoso guerrero que hizo la campaña con el Gran Capitán. Su nombre lo he olvidado; mas su esposa, que es la que veis, se llama Doña Elvira de Castañeda, y por mi fe que, si la copia se parece al original, debió ser la mujer más notable de su siglo.

Después de estas breves explicaciones, los convidados, que no perdían de vista el principal objeto de la reunión, procedieron a destapar algunas de las botellas y, sentándose alrededor de la lumbre, empezó a andar el vino a la ronda.


A medida que las libaciones se hacían más numerosas y frecuentes, y el vapor del espumoso Champagne comenzaba a trastornar las cabezas, crecían la animación, el ruido y la algazara de los jóvenes, de los cuales éstos arrojaban a los monjes de granito adosados a los pilares los cascos de las botellas vacías, y aquellos cantaban a toda voz canciones báquicas y escandalosas, mientras los de más allá prorrumpían en carcajadas, batían las palmas en señal de aplauso o disputaban entre sí con blasfemias y juramentos.

El capitán bebía en silencio como un desesperado y sin apartar los ojos de la estatua de doña Elvira.

Iluminada por el rojizo resplandor de la hoguera, y a través del confuso velo que la embriaguez había puesto delante de su vista, parecíale que la marmórea imagen se transformaba a veces en una mujer real, parecíale que entreabría los labios como murmurando una oración; que se alzaba su pecho como oprimido y sollozante; que cruzaba las manos con más fuerza que sus mejillas se coloreaban, en fin, como si se ruborizase ante aquel sacrílego y repugnante espectáculo.

Los oficiales, que advirtieron la taciturna tristeza de su camarada, le sacaron del éxtasis en que se encontraba sumergido y, presentándole una copa, exclamaron en coro:

-¡Vamos, brindad vos, que sois el único que no lo ha hecho en toda la noche!

El joven tomó la copa y, poniéndose de pie y alzándola en alto, dijo encarándose con la estatua del guerrero arrodillado junto a doña Elvira:

-¡Brindo por el emperador, y brindo por la fortuna de sus armas, merced a las cuales hemos podido venir hasta el fondo de Castilla a cortejarle su mujer en su misma tumba a un vencedor de Ceriñola!

Los militares acogieron el brindis con una salva de aplausos, y el capitán, balanceándose, dio algunos pasos hacia el sepulcro.

-No… -prosiguió dirigiéndose siempre a la estatua del guerrero, y con esa sonrisa estúpida propia de la embriaguez-, no creas que te tengo rencor alguno porque veo en ti un rival…; al contrario, te admiro como un marido paciente, ejemplo de longanimidad y mansedumbre, y a mi vez quiero también ser generoso. Tú serías bebedor a fuer de soldado…, no se ha de decir que te he dejado morir de sed, viéndonos vaciar veinte botellas…: ¡toma!

Y esto diciendo llevose la copa a los labios, y después de humedecérselos con el licor que contenía, le arrojó el resto a la cara prorrumpiendo en una carcajada estrepitosa al ver cómo caía el vino sobre la tumba goteando de las barbas de piedra del inmóvil guerrero.

-¡Capitán! -exclamó en aquel punto uno de sus camaradas en tono de zumba- cuidado con lo que hacéis… Mirad que esas bromas con la gente de piedra suelen costar caras… Acordaos de lo que aconteció a los húsares del 5.º en el monasterio de Poblet… Los guerreros del claustro dicen que pusieron mano una noche a sus espadas de granito, y dieron que hacer a los que se entretenían en pintarles bigotes con carbón.

Los jóvenes acogieron con grandes carcajadas esta ocurrencia; pero el capitán, sin hacer caso de sus risas, continuó siempre fijo en la misma idea:

-¿Creéis que yo le hubiera dado el vino a no saber que se tragaba al menos el que le cayese en la boca?… ¡Oh!… ¡no!…. yo no creo, como vosotros, que esas estatuas son un pedazo de mármol tan inerte hoy como el día en que lo arrancaron de la cantera. Indudablemente el artista, que es casi un dios, da a su obra un soplo de vida que no logra hacer que ande y se mueva, pero que le infunde una vida incomprensible y extraña; vida que yo no me explico bien, pero que la siento, sobre todo cuando bebo un poco.

-¡Magnífico! -exclamaron sus camaradas-, bebe y prosigue.

El oficial bebió, y, fijando los ojos en la imagen de doña Elvira, prosiguió con una exaltación creciente:

-¡Miradla!… ¡miradla!… ¿No veis esos cambiantes rojos de sus carnes mórbidas y transparentes?… ¿No parece que por debajo de esa ligera epidermis azulada y suave de alabastro circula un fluido de luz color de rosa?… ¿Queréis más vida?… ¿Queréis más realidad?…

-¡Oh!, sí, seguramente -dijo uno de los que le escuchaban-; quisiéramos que fuese de carne y hueso.

-¡Carne y hueso!… ¡Miseria, podredumbre!… -exclamó el capitán-. Yo he sentido en una orgía arder mis labios y mi cabeza; yo he sentido este fuego que corre por las venas hirviente como la lava de un volcán, cuyos vapores caliginosos turban y trastornan el cerebro y hacen ver visiones extrañas. Entonces el beso de esas mujeres materiales me quemaba como un hierro candente, y las apartaba de mí con disgusto, con horror, hasta con asco; porque entonces, como ahora, necesitaba un soplo de brisa del mar para mi frente calurosa, beber hielo y besar nieve… nieve teñida de suave luz, nieve coloreada por un dorado rayo de sol…. una mujer blanca, hermosa y fría, como esa mujer de piedra que parece incitarme con su fantástica hermosura, que parece que oscila al compás de la llama, y me provoca entreabriendo sus labios y ofreciéndome un tesoro de amor… ¡Oh!… sí… un beso… sólo un beso tuyo podrá calmar el ardor que me consume.

-¡Capitán! -exclamaron algunos de los oficiales al verle dirigirse hacia la estatua como fuera de sí, extraviada la vista y con pasos inseguros-, ¿qué locura vais a hacer? ¡Basta de broma y dejad en paz a los muertos!

El joven ni oyó siquiera las palabras de sus amigos y tambaleando y como pudo llegó a la tumba y aproximose a la estatua; pero al tenderle los brazos resonó un grito de horror en el templo. Arrojando sangre por ojos, boca y nariz, había caído desplomado y con la cara deshecha al pie del sepulcro.

Los oficiales, mudos y espantados, ni se atrevían a dar un paso para prestarle socorro.

En el momento en que su camarada intentó acercar sus labios ardientes a los de doña Elvira, habían visto al inmóvil guerrero levantar la mano y derribarle con una espantosa bofetada de su guantelete de piedra.



Hemos investigado, y la la Iglesia de la que nos habla la leyenda es la Iglesia de San Pedro Mártir el Real. Os dejamos el siguiente enlace en el cual podréis ver fotos de la Iglesia en la actualidad e imágenes de las estatuas de mármol de Doña Elvira de Castañeda y de su marido Don Pedro López de Ayala, Conde de Fuensalida.

http://books.google.es/books?id=0XlChZCw-8wC&pg=PA42&lpg=PA42&dq=do%C3%B1a+elvira+de+casta%C3%B1eda&source=bl&ots=FWaO_tJfzx&sig=rAfnV5h9SYeegdIWx_nfYqVVUpk&hl=es&ei=ZEJyTYP9CobFswbu1JiEDg&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=8&sqi=2&ved=0CFEQ6AEwBw#v=onepage&q=do%C3%B1a%20elvira%20de%20casta%C3%B1eda&f=false

A continuación ponemos los enlaces de las fotos utilizadas puesto que no deseamos apropiarnos de la propiedad intelectual de nadie. Si hubiera algún problema con la publicación de alguna foto, poneros en contacto con nosotros y será retirada de inmediato.

http://www.esacademic.com/dic.nsf/eswiki/412891

http://www.leyendasdetoledo.com/index.php?option=com_content&task=view&id=34&Itemid=128

http://www.flickr.com/photos/tvquiero/3746673168/

http://www.google.es/imgres?imgurl=http://www.estecha.com/imagen/escultura-marmol-mujer.jpg&imgrefurl=http://www.estecha.com/infer.asp%3Fac%3D22%26trabajo%3Dlistar%26pa%3Desculturas-marmol%26sg%3Desculturas-marmol&usg=__z7FTVRfzivXs4RN15figcNLB1KE=&h=360&w=360&sz=22&hl=es&start=0&sig2=OxvzK-_0z9fNrYc8mE4rOw&zoom=1&tbnid=bvHRzARFpYof8M:&tbnh=129&tbnw=128&ei=DV9yTc6XIoyr8QODzLyvCA&prev=/images%3Fq%3DESCULTURA%2BDE%2BMARMOL%26um%3D1%26hl%3Des%26biw%3D1280%26bih%3D715%26tbs%3Disch:1&um=1&itbs=1&iact=hc&vpx=657&vpy=59&dur=193&hovh=225&hovw=225&tx=135&ty=151&oei=wF5yTb7rD8_24QbS3N3xDA&page=1&ndsp=34&ved=1t:429,r:4,s:0

http://www.google.es/imgres?imgurl=http://www.estecha.com/imagen/escultura-marmol-mujer.jpg&imgrefurl=http://www.estecha.com/infer.asp%3Fac%3D22%26trabajo%3Dlistar%26pa%3Desculturas-marmol%26sg%3Desculturas-marmol&usg=__z7FTVRfzivXs4RN15figcNLB1KE=&h=360&w=360&sz=22&hl=es&start=0&sig2=OxvzK-_0z9fNrYc8mE4rOw&zoom=1&tbnid=bvHRzARFpYof8M:&tbnh=129&tbnw=128&ei=DV9yTc6XIoyr8QODzLyvCA&prev=/images%3Fq%3DESCULTURA%2BDE%2BMARMOL%26um%3D1%26hl%3Des%26biw%3D1280%26bih%3D715%26tbs%3Disch:1&um=1&itbs=1&iact=hc&vpx=657&vpy=59&dur=193&hovh=225&hovw=225&tx=135&ty=151&oei=wF5yTb7rD8_24QbS3N3xDA&page=1&ndsp=34&ved=1t:429,r:4,s:0

LA SEVILLA DESCONOCIDA. RIMAS DE GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER

En esta nueva entrada, es de ley hablaros de una parte fascinante de la obra de Bécquer, sus rimas. Pues bien, a pesar de la obra tan maravillosa que nos dejó como legado y la importancia que hoy día tienen sus rimas y leyendas para nuestra cultura, hay que decir, que fue una obra póstuma, que cuando Bécquer falleció en 1870, no se habían publicado más que un par de rimas con poco éxito. Fue un año más tarde, en 1871 cuando sus amigos recopilaron y publicaron sus obras en dos tomos (prosa y verso). Convirtiéndose ésta en la edición que salvó del olvido la voz de Gustavo Adolfo.

Gracias a eso, hoy podemos deleitarnos con la lectura de tan gloriosa obra y enamorarnos más incluso de este peculiar “hombre de letras”. A continuación os dejo algunas de sus rimas. Espero que las disfrutéis.

RIMA IV

No digáis que, agotado su tesoro,                                                 

de asuntos falta, enmudeció la lira;
podrá no haber poetas; pero siempre
habrá poesía.

Mientras las ondas de la luz al beso
palpiten encendidas,
mientras el sol las desgarradas nubes
de fuego y oro vista,
mientras el aire en su regazo lleve
perfumes y armonías,
mientras haya en el mundo primavera,                                                                       
¡habrá poesía!

Mientras la ciencia a descubrir no alcance
las fuentes de la vida,
y en el mar o en el cielo haya un abismo
que al cálculo resista,
mientras la humanidad siempre avanzando
no sepa a dó camina,
mientras haya un misterio para el hombre,
¡habrá poesía!

Mientras se sienta que se ríe el alma,                                                                                           

sin que los labios rían;
mientras se llore, sin que el llanto acuda
a nublar la pupila;
mientras el corazón y la cabeza
batallando prosigan,
mientras haya esperanzas y recuerdos,
¡habrá poesía!

Mientras haya unos ojos que reflejen
los ojos que los miran,
mientras responda el labio suspirando
al labio que suspira,
mientras sentirse puedan en un beso
dos almas confundidas,
mientras exista una mujer hermosa,
¡habrá poesía!


RIMA XI


—Yo soy ardiente, yo soy morena,
yo soy el símbolo de la pasión, de ansia de goces mi alma está llena.
¿A mí me buscas?

—No es a ti, no.

—Mi frente es pálida, mis trenzas de oro:
puedo brindarte dichas sin fin,
yo de ternuras guardo un tesoro.
¿A mí me llamas?
—No, no es a ti.

—Yo soy un sueño, un imposible,
vano fantasma de niebla y luz;
soy incorpórea, soy intangible:
no puedo amarte.
—¡Oh ven, ven tú!

 

 

 

RIMA XVI

Si al mecer las azules campanillas
de tu balcón,
crees que suspirando pasa el viento 
murmurador,
sabe que, oculto entre las verdes hojas,
suspiro yo.

Si al resonar confuso a tus espaldas
vago rumor,
crees que por tu nombre te ha llamado
lejana voz,
sabe que, entre las sombras que te cercan,
te llamo yo.

Si se turba medroso en la alta noche
tu corazón,
al sentir en tus labios un aliento
abrasador,
sabe que, aunque invisible, al lado tuyo,
respiro yo.

 

 

RIMA XVIII

Fatigada del baile,
encendido el color, breve el aliento,
apoyada en mi brazo,
del salón se detuvo en un extremo.

Entre la leve gasa
que levantaba el palpitante seno,
una flor se mecía
en compasado y dulce movimiento.

Como en cuna de nácar
que empuja el mar y que acaricia el céfiro,
tal vez allí dormía
al soplo de sus labios entreabiertos.

¡Oh, quién así —pensaba—
dejar pudiera deslizarse el tiempo!
¡Oh, si las flores duermen,
qué dulcísimo sueño!

 

 

 

RIMA XXIII

Por una mirada, un mundo; 
por una sonrisa, un cielo;
por un beso… ¡Yo no sé
qué te diera por un beso!

 

RIMA XX

Sabe, si alguna vez tus labios rojos
quema invisible atmósfera abrasada,
que el alma que hablar puede con los ojos,
también puede besar con la mirada.

 

 

 

 

 

RIMA XXIX

Sobre la falda tenía
el libro abierto;
en mi mejilla tocaban
sus rizos negros;
no veíamos letras
ninguno creo;
mas guardábamos ambos
hondo silencio.
¿Cuánto duró?  Ni aun entonces
pude saberlo.
Sólo sé que no se oía
más que el aliento,
que apresurado escapaba
del labio seco.
Sólo sé que nos volvimos
los dos a un tiempo,
y nuestros ojos se hallaron
¡y sonó un beso!

Creación de Dante era el libro;
era su Infierno.
Cuando a él bajamos los ojos,
yo dije trémulo:
—¿Comprendes ya que un poema
cabe en un verso?
Y ella respondió encendida:
—¡Ya lo comprendo!

 

Las rimas han sido cogidas del libro de Rimas y Leyendas de Gustavo Adolfo Bécquer y las fotos han sido cogidas de la red relacionándolas minuciosamente con cada una de las rimas, como no queremos apropiarnos de las fotos de otras personas a continuación citamos las fuentes de donde hemos obtenido de dichas fotografías:

http://futuroambientalsostenible.blogspot.com/p/poesia-mediambiental.html

http://www.librodearena.com/blog/tueresparami/4852

http://www.guillermourbizu.com/2011/01/flaquezas-de-hombre.html

http://caminandoaeleusis.blogspot.com/

http://unaventanaparatodos.blogspot.com/2010/01/sobre-la-falda-tenia.html

Si hay algunas fotografía que pudiese dañar a la propiedad privada de su dueño, por favor, póngase en contacto con nosotros que la retiraremos inmediatamente.

LA SEVILLA DESCONOCIDA. PANTEÓN DE LOS SEVILLANOS ILUSTRES

Aquí estoy otra vez para contaros una historia que, de seguro, todos conocemos, es la del Panteón de los Sevillanos Ilustres.

En el subsuelo de la calle Laraña, sitio de paso diario de multitud de transeúntes, más concretamente debajo de la Iglesia de la Anunciacón, ya saben, la iglesia de donde sale en Semana Santa la hermandad del Valle, bueno, pues ahí, en el subsuelo nos encontramos con algo que muy dificilmente nos pudieramos imaginar, con un panteón, y este no tendría tanta importancia, si no fuera el lugar donde se encuentran enterrados algunos de nuestros sevillanos más ilustres.

Pero lo malo que tiene es que es “casi” desconocido puesto que tiene un horario de visitas de lo más reducido, los jueves durante curso escolar de 4,30 a 7, 30 de la tarde, con la desinteresada colaboración de los alumnos del Colegio Buen Pastor , que es de agradecer.

También es interesante decir, que este monumento está situado en una zona de alto “nivel” paranormal, sobre lo que hay comentarios y vivencias dignas del mismísimo agente Mulder.

Pero tras bajar las frías escaleras de mármol que nos llevan al subsuelo de la iglesia de la Anunciación, nos encontramos con enterramientos y lápidas de muchos personajes que aún sin ser sevillanos, tuvieron y tienen mucho peso en la historia cultural sevillana. Algunos de ellos son:

Benito Arias Montano (Fregenal de la Sierra, 1527-Sevilla, 1598) fue un humanista, hebraista, biólogo y escritor políglota. Marchó a Trento para asistir al concilio como teólogo (1562). A su regreso, se retiró a Aracena  hasta 1566, año en que fue nombrado capellán del Emperador . Encargado de editar una Biblia políglota, la Biblia Regia o de Amberes, compulsó nuevos códices, publicó gramáticas y léxicos de las lenguas siríaca y aramea y escribió diversos comentarios eruditos al texto bíblico.

Retrato de Benito Arias Montano

Monumento funerario dedicado a Benito Arias Montano

Algunos mienbros de la familia Ponce de León tal como Rodrigo Ponce de León(Cádiz, 1443-Sevilla, 1492)  Este apoyó a Enrique IV contra la nobleza, aceptó la autoridad de Isabel la católica y se distinguió en la guerra de Granada.

Lápida Rodrigo Ponce de León

Rodrigo Caro (Utrera, España, 1573-Sevilla, 1647) Escritor español. Estudió leyes, trabajó para el obispado de Sevilla. Se relacionó con Quevedo, Pacheco y Rioja. Su obra más conocida es la Canción a las ruinas de Itálica.

Rodrigo Caro

Lápida Rodrigo Caro

José Amador de los Ríos (Baena, 1818-Sevilla, 1878) Escritor español. Su obra sentó las bases de la historia literaria española. Fue catedrático de literatura española en la Universidad de Madrid. Documentó la Historia política, social y religiosa de los judíos de España y Portugal (1875-1876).

José Amador de los Ríos

Lápida José Amador de los Ríos

Alberto Lista (Sevilla, 1775- id., 1848) Escritor español. Fundó la Academia de las Buenas Letras (1793), que aportó a la poesía de su época la tradición de Herrera, Rioja y Calderón y una nota sentimental prerromántica. Fue profesor y tuvo por discípulos a quienes habrían de integrar la primera generación romántica: Espronceda, Ventura de la Vega, etc. Dejó odas religiosas (A la muerte de Jesús, La resurrección del Señor) y filosófico-morales (El sueño del infortunio) . Es autor también de Lecciones de literatura dramática y de Ensayos literarios y críticos.

Alberto Lista

Lápida Alberto Lista

Fernán Caballero (Cantón de Vaud, suiza 1796- Sevilla 1877) era el seudónimo utilizado por la escritora española Cecilia Böhl de Faber y Larrea. Los duques de Montpensier y la reina Isabel II la protegieron y le brindaron una vivienda en el Patio de las Banderas del Alcázar de Sevilla, pero la revolución de 1868 la obligó a mudarse debido a que las casas fueron puestas en venta. Algunas de sus obras más destacadas fueron La familia de Alvareda, La hija del sol y La flor de las ruinas.

Fernán Caballero o Cecilia Böhl de Faber y Larrea

Lápida Fernán Caballero

Valeriano Bécquer Bécquer(Sevilla 1853- Madrid 1870) Célebre pintor español y hermano del archiconocido Gustavo Adolfo.

Valeriano Bécquer

Gustavo Adolfo Becquer (Sevilla 1836- Madrid 1870) La vida de este GRAN artista la encontramos en toda su amplitud en el siguiente enlace de este blog  https://feteju.wordpress.com/2011/01/20/la-sevilla-desconocida-gustavo-adolfo-becquer/.

 

Retrato de Bécquer pintado por su hermano Valeriano

Parte del monumento funerario

Lápida

Es importante decir que tanto como Valeriano como Gustavo comparten sepultura y que sus tumbas son las que reciben el mayor número de visitas y para sorpresa de todos, también es receptora desde hace años de los mensajes escritos que dejan cientos de personas, en su mayoría adolescentes, como si el poeta fuera un santo laico o alguien que desde el más allá pueda hacer que se cumplan deseos de los mortales.

Recordatorio situado en la casa madrileña donde falleció Gustavo Adolfo Bécquer

Como hemos explicado antes, el Panteón se abre al público una tarde a la semana y es mostrado por un grupo de alumnos de segundo de Bachiller del Colegio Buen Pastor, momento en que los admiradores del poeta aprovechan para dejar sus mensajes bajo la escultura del ángel que preside la tumba.

Casi todos estos mensajes tienen tono romántico, piden un amor para toda la vida o conservar el que ya poseen tales como:

“Esto… espero que me concedas una novia que esté buena, buena, buena, buena. Por favor, ¿eh?”

“Hoy hace un año que te hice el amor por última vez, 365 días recordando la blancura de tu piel y el aroma de París…”

“Para que el amor nos vaya bien y tengamos mucha salud”

“¡Oh, Bécquer, tú que escuchas a los enamorados! Ayúdame a lograr el amor de ese chico que ha invadido mi corazón”

“Bécquer, ayúdame a encontrar el amor verdadero, ese que me haga suspirar…”

 

Lápida y monumento funerario

Sea como sea, Todos estos Sevillanos Ilustres que se encuentran poco menos que “escondidos” merecen ser conocidos por todos los sevillanos y no solo por un par de horas a la semana, sino que podamos visitarlos casi con tanta facilidad como nuestra Catedral, puesto, que ellos son también Historia de Sevilla.

LA SEVILLA DESCONOCIDA. GUSTAVO ADOLFO BÉCQUER

En esta nueva entrada de “La Sevilla Desconocida” nos gustaría hablaros de uno de los mejores poetas que ha dado nuestra madre patria, y se trata de Gustavo Adolfo Becquer, bueno, sabemos que no es tan desconocido, pero nos parece un artista que nos ha dejado como legado una maravillosa obra llena de “rimas y leyendas” cargadas de misterio, amor y pasión que merecen ser recordadas. A continuación os dejamos con su vida, esperamos desde FETEJU que os guste esta nueva entrada de: LA SEVILLA DESCONOCIDA.

Gustavo Adolfo Becquer (1836-1870):

Su nombre verdadero era Gustavo Adolfo Dominguez Bastida, nació en Sevilla el 17 de febrero de 1836, hijo del pintor José Domínguez Insausti, que firmaba sus cuadros con el apellido de sus antepasados como José Domínguez Bécquer. Su madre fue Joaquina Bastida de Vargas. Por el lado paterno descendía de una noble familia de comerciantes de origen flamenco, los Becker o Bécquer, establecida en la capital andaluza en el siglo XVI; de su prestigio da testimonio el hecho de que poseyeran capilla y sepultura en la catedral misma desde 1622. Tanto Gustavo Adolfo como su hermano, el pintor Valeriano Bécquer, adoptaron artísticamente Bécquer como primer apellido en la firma de sus obras. Fue bautizado en la parroquia de San Lorenzo Mártir.

Joaquina Bastida de Vargas

Casa donde nación Bécquer con placa conmemorativa en la calle Conde de Barajas

José Domínguez Insausti

Pasó su infancia y adolescencia en Sevilla, donde estudió pintura. En 1854 se trasladó a Madrid, desempeñándose como periodista y funcionario. Realizó numerosos viajes con su hermano pintor, llamado Valeriano. En 1858 enfermó gravemente, y durante su convalecencia publicó su primera leyenda, El caudillo de manos rojas. Hacia 1858 conoció a Josefina Espín, una bella señorita de ojos azules, y empezó a cortejarla; pronto, sin embargo, se fijó en la que sería su musa irremediable, la hermana de Josefina y hermosa cantante de ópera Julia Espín, en la tertulia que se desarrollaba en casa de su padre, el músico Joaquín Espín, maestro director de la Universidad Central, profesor de solfeo en el Conservatorio y organista de la Capilla Real, protegido de Narváez. Gustavo se enamoró (decía que el amor era su única felicidad) y empezó a escribir las primeras Rimas, como Tu pupila es azul, pero la relación no llegó a consolidarse porque ella tenía más altas miras y le disgustaba la vida bohemia del escritor, que aún no era famoso; Julia dio nombre a una de las hijas de Valeriano. Durante esta época empezó a escuchar a su admirado Chopin. Después (entre 1859 y 1860) amó con pasión a una dama de Valladolid, Elisa Guillén, pero la amante se cansó de él y su abandono lo sumió en la desesperación. Después se casó precipitadamente con Casta Esteban.

Julia Espín

 

Iniciador de la poesía moderna española, y el mejor representante de la corriente intimista y romántica, ejerció gran influencia en figuras de la talla de Carolina Coronado y Rosalía de Castro. Compuso la mayor parte de sus rimas entre 1867 y 1868, pero el manuscrito se perdió y solo se conservan las que retuvo en la memoria y pudieron ser reconstruidas en “El libro de los gorriones“, cuaderno en el que también incluye alguna página en prosa. Sus poemas suponen la revalorización, característica del romanticismo, de canciones y coplas de la poesía popular. Son breves composiciones, de lenguaje sencillo, profundo lirismo y expresadas con un tono sincero. De su obra en prosa destacan las Leyendas, relatos llenos de color local, fantasía y atmósfera sobrenatural, donde se refleja su atracción por el misterio, Cartas literarias a una mujer (1860-1861), donde expone sus teorías sobre la poesía y el amor, y Cartas desde mi celda, descripciones paisajísticas escritas en el monasterio de Veruela, adonde se había retirado por motivos de salud.

Valeriano Bécquer

Gustavo enferma gravemente y muere el 22 de diciembre de 1861 durante un eclipse total de sol; un poco antes, en septiembre, había muerto su hermano Valeriano. Mientras agonizaba, pidió a su amigo el poeta Augusto Ferrán que quemase sus cartas («serían mi deshonra») y que publicasen su obra («Si es posible, publicad mis versos. Tengo el presentimiento de que muerto seré más y mejor conocido que vivo»); pidió también que cuidaran de sus hijos. Sus últimas palabras fueron «Todo mortal». Ferrán y Correa se pusieron de inmediato a preparar la edición de sus Obras completas para ayudar a la familia; salieron en 1871 en dos volúmenes; en sucesivas ediciones fueron añadidos otros escritos. Los restos de los dos hermanos fueron trasladados en 1913 a Sevilla, donde actualmente reposan en el misterioso Panteón de los Sevillanos Ilustres situado en la Facultad de Bellas Artes de Sevilla.

Tumba de Gustavo y Valeriano Bécquer

 

LA SEVILLA DESCONOCIDA. LA LEYENDA DE LA BELLA SUSONA

Antes de nada, me gustaría agradeceros de corazón vuestros comentarios, me animan y me hacen seguir publicando. Creo que es imprescindible que sigamos descubriendo nuestra Sevilla, las partes que por uso o deshuso han desaparecido de nuestras mentes y que sólo aún persisten en la memoria de nuestros mayores. De esta forma aprenderemos a valorar lo maravilloso de nuestra ciudad, transmitiendo a nuestra descendencia las historias de LA SEVILLA, QUE ESPERO, DEJE DE SER DESCONOCIDA.

GRACIAS

LA LEYENDA DE LA BELLA SUSONA

Cuenta la leyenda, que en Sevilla, aproximadamente en el siglo XIV, tras la persecución de que fueron objeto en 1391, habían obtenido la protección de la Autoridad Real, y vivían con ciertas garantías, pero no por ello se sentían del todo seguros, y soportaban innumerables vejaciones. Esto despertó en algunos de ellos un rencor que pronto había de convertirse en afán de venganza.

Y al efecto, un judío llamado Diego Susón ideó un plan que habría de sembrar el terror en Sevilla, y con la idea, quizá, de organizar un general levantamiento de judíos en todo el reino.

Recordaban los judíos que las persecuciones de los visigodos dieron lugar a que los judíos de aquel entonces organizaran una rebelión, al mismo tiempo que facilitaron a los árabes la invasión de España. Ahora quizá podrían hacer lo mismo. Así comenzaron en casa de Diego Susón a celebrarse reuniones secretas para estudiar el plan de la que sería la gran sublevación judía de España.

Tenía Diego Susón una hija, a la que por su extraordinaria hermosura se llamaba en toda Sevilla “la fermosa fembra“. Y ella, engreída por la admiración que despertaba su belleza, llegó a hacerse ilusiones de alcanzar un alto puesto en la vida social. Así, a espaldas de su padre, se dejaba cortejar por un mozo caballero cristiano, uno de los más ilustres linajes de Sevilla, que tenía en su palacio un escudo de gloriosa heráldica.

La bella Susona se veía a escondidas con el galán caballero, y no tardó en ser su amante.

Cierto día, cuando Susona dormía en su habitación, se reunieron en la casa los judíos conjurados, para ultimar los planes de la sublevación. Pero Susona no dormía porque como todas las noches, aguardaba a que su padre se acostase para huir sigilosamente de la casa, a reunirse con su amante hasta el amanecer.

Susona escuchó palabra por palabra toda la conversación de los conspiradores, y mientras tanto, su corazón latía angustiado, pensando que entre los primeros a quienes darían muerte estaría su amante, que era uno de los caballeros principales de Sevilla.

Aguardó a que terminase la reunión de los judíos y cuando todos se marcharon y su padre se acostó, la bella judía abandonó la casa, marchó por las calles de la Judería hacia la actual Mateos Gago, por donde se salía del barrio. Desde allí se dirigió a casa de su amante y entre sollozos le refirió todo lo que había oído.

Inmediatamente el caballero acudió a casa del Asistente de la Ciudad, que era el famoso don Diego de Merlo, y le contó cuanto la bella Susona le había dicho.

Leyenda de la bella Susona

Acto seguido, don Diego de Merlo, con los alguaciles más fieles y de confianza, bien armados, recorrió las casas de los conspiradores, y en pocas horas los apresó a todos. Pasados unos días, todos ellos fueron condenados a muerte y ejecutados en la horca de “Buena Vista“, en Tablada.

El mismo día que ahorcaron a su padre, la fermosa fembra reflexionó sobre su triste suerte. Aunque su denuncia había sido justa, no la había inspirado la justicia, sino la livinidad, pues el motivo de acusar a su padre fue solamente para librar a su amante y poder continuar con él su vida de pecado.

Atormentada por los remordimientos, acudió Susona a la Catedral, pidiendo confesión. El arcipreste la bautizó y le dio la absolución, aconsejándole que se retirase a hacer penitencia a un convento, como así lo hizo y allí permaneció varios años, hasta que sintiendo tranquilo su espíritu volvió a su casa donde en lo sucesivo llevó una vida cristiana y ejemplar.

Finalmente, cuando murió Susona y abrieron su testamento encontraron una cláusula que decía:

Y para que sirva de ejemplo a las jóvenes y en testimonio de mi desdicha, mando que cuando haya muerto, separen mi cabeza de mi cuerpo, y la pongan sujeta en un clavo sobre la puerta de mi casa, y quede allí para siempre jamás.

Se cumplió el mandato testamentario, y la cabeza de Susona fue puesta en una escarpia sobre el dintel de la puerta de su casa, que era la primera de la calle que hoy lleva su nombre. El horrible despojo secado por el sol, y covertido en calavera, permaneció allí por lo menos desde finales del siglo XV hasta mediados del XVII según testimonios de algunos que la vieron ya entrado el 1600. Por esta razón se llamó calle de la Muerte, cuyo nombre en el siglo XIX se cambió por el de calle Susona que ahora lleva.

Ésta fue la triste historia de una mujer que movida por el amor y por el pecado carnal, entregó a su propio padre al patíbulo, y que después acosada por los remordimientos no pudo gozar de aquel placer que tan sangrientamente había buscado.