LA SEVILLA DESCONOCIDAD: EL LAGARTO DE LA CATEDRAL

Me complace muchísimo volver a escribir en este blog después de tanto tiempo. Tiempo que deseo no vuelva a transcurrir sin escribiros cositas.

Hoy quiero haceros llegar otra de mis historia de la Sevilla Desconocida. Estos días de verano fui con un par de amigas latino-americanas a enseñarles Sevilla, y como no podía ser de otra manera las llevé a ver nuestro fantástico templo catedralicio. Y como bien os podéis imaginar mis dos amigas me llenaron de preguntas, algunas las supe responder y otras las respondí “a medias”. Una de estas respuestas “a medias” fue la del famoso lagarto que se encuentra en el Patio de los Naranjos. Cuando terminé mi visita con ellas yo misma sentí curiosidad por conocer la totalidad de esas respuestas “a medias” que les había dado a mis dos amigas, así que buscando en la red encontré la respuesta definitiva que llenó mis ansias de saber.

Os adjunto la leyenda y el enlace de la fantástica página dónde la he encontrado.

EL LAGARTO DE LA CATEDRAL DE SEVILLA

En el Patio de los Naranjos de la Catedral de Sevilla se encuentran colgados en una de las vigas del techo 3 objetos: un cocodrilo de tamaño natural, un bocado de caballo y un bastón de mando.

Por el año 1.260, el sultán de Egipto envió una embajada al rey Alfonso X el Sabio para pedir la mano de su hija Berenguela. La embajada trajo diversos presentes, entre ellos: un hermoso colmillo de elefante, un cocodrilo del Nilo vivo y una jirafa domesticada con su montura, su freno y bridas.

El rey castellano rechazó la petición de mano de su hija, devolvió la embajada cargada de buenas palabras y de regalos para el sultán, y aquí quedaron el cocodrilo y la jirafa. Pasado el tiempo, y muerto el cocodrilo, se disecó, y su piel rellena de paja fue colgada del Patio de los Naranjos junto con el freno de la jirafa.

 Lagarto de la Catedral de Sevilla

 Años después, se colgó como recuerdo la vara del embajador castellano que regresó de Egipto.

El cocodrilo actual está tallado en madera por autor desconocido y se estima del siglo XVI. Por su tamaño y por haber estado forrado de tela que al partirse y desde abajo, daba la impresión de ser piel a jirones, popularmente en Sevilla siempre se ha creído que el animal era auténtico y estar disecado. Hoy en día sólo se conserva la estructura restaurada del animal en madera, popularmente llamado “lagarto” por no conocerse en aquel momento espécimen mayor que dicho animal y dando nombre tanto a la nave del patio que lo contiene como a la puerta de acceso desde el exterior a dicha parte del patio.

Es uno de los objetos populares de la Catedral mas buscados por niños y adultos que se asombran de semejante elemento puesto en un lugar como lo es este maravilloso templo.

¡Hasta pronto!

LA SEVILLA DESCONOCIDA. EL MISTERIO DE LA CASA DE LAS SIRENAS

He encontrado esta leyenda en esta página, tiene unas leyendas fascinantes!! espero que os guste y visitéis su blog!! os dejo con la leyenda. Felices Fiestas!
 
La casa de las Sirenas

 
Es un palacete residencial del siglo XIX de estilo francés, situado hacia el centro de la Alameda de Hércules de Sevilla. Se llamaba en su origen “Recreo de la Alameda”, pero popularmente es conocido como “Casa de las Sirenas” por las grandes figuras de estos seres mitológicos que adornaban las rampas de acceso a la portada principal y otras menores en la cima de las jambas de esta portada…

Fue mandado construir por Don Lázaro Fernández de Angulo, marqués de Esquivel. Se culmina en 1864, y a los seis años el marqués de Esquivel vendió la casa. Desde entonces ha pasado por diversos dueños, hasta quedar abandonada desde la década de 1980. El estado de abandono llegó hasta la auténtica ruina, desplomándose los tejados e incluso parte de la fachada sur. Se robaron las rejas de la portada principal y las famosas sirenas.

En 1992 la adquiere el Ayuntamiento de Sevilla, emprendiendo su reconstrucción. Actualmente es Centro Cívico del Distrito “Casco Antiguo”, con abundantes actividades culturales: conferencias, conciertos, exposiciones, etc.
Pero realmente la historia que pesa bajos sus muros es otra bien distinta, vamos a desvelarla a continuación.

Construido en sus orígenes como un hermoso palacete residencial en el año 1861, se finaliza la obra en 1864. A los seis años de su construcción el marqués de Esquivel vendió la casa pasando desde entonces por muy diferentes dueños y llegando a ser una de tantas casas de citas que existían en la zona de la Alameda de Hércules.
Un guardia de seguridad que había trabajado hacía años en el edificio aseguraba que en su interior había sentido presencias extrañas con tal fuerza que llegó un momento en el que se sentía incapaz de hacer sus rondas. Los vecinos no sabían que dentro de la construcción ocurriera nada anómalo y contaron que la historia por la que se les preguntaba podría estar originada porque debajo de la casa pasaban túneles que recorrían muchos metros. Este pudo ser el origen de la leyenda negra que motivase los murmuraciones al fantasma entre algunos trabajadores del centro.

Según una primitiva leyenda, la mansión habría sido ordenada edificar por la princesa Ratazzi, María Letizia Wyse Bonaparte, descendiente de Napoleón, al Barón Haussmann prefecto del Departamento del Sena que en su día recibió el encargo Napoleón III de llevar a cabo un programa de reformas en París, construyendo lujosas mansiones, y creando un nuevo tipo de arquitectura afrancesada que se extendió por otros países, tanto europeos como latino americanos, durante la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX.

Tal vez la princesa quiso refugiarse en Sevilla una casa semejante al palacio que la cobijó en París y esperar tristemente la muerte viendo pasar tras las vidrieras, berlinas y landós, sombreros, miriñaques y encajes, por los majestuosos paseos que entonces se derrochaban por la Alameda, siendo muy probable que sus lloros y lamentos quedaran apresados entre la nobleza de tan sofisticado edificio.

Allá por el año 1853, la Alameda de Hércules de Sevilla era uno de los lugares más emblemáticos de la capital, lugar de ocio y paseo y donde residía y de daba cita la flor y la nata de la sociedad. Estaba edificado sobre un terreno de mil ochocientos metros cuadrados, de los cuales mil doscientos se destinaron una edificación con techumbre de pizarra de dos plantas más un ático. Contaba con patio central y sendos jardines afrancesesados, aislados del exterior por un muro culminado por motivos románticos y una rampa que daba acceso al interior, y que soportaban las esfinges de dos sirenas de bronce, y otras menores en la cima de las jambas de esta portada, que dieron origen al nombre popular con el que ya sería conocido: “La Casa de las Sirenas”. El conjunto se complementaba con dos edificios anexos que servían a su vez de tapia. El uso de los mismos era seguramente de caballerizas o apeadero.

Sin embargo el Marqués de Esquivel no vivió en ella más de seis años y procedió a su venta, pasando por ella diversos dueños, llegando a vivir durante muchos años en ella la familia de la Portilla, una de las más renombradas de entonces. Poco a poco la Alameda fue perdiendo el poderío de antaño, degenerando en la decadencia. Se desconoce el motivo por el que la familia Portilla abandonó la mansión allá por los años cincuenta del siglo XX, pero lo que sí se sabe es que La Casa de las Sirenas, al igual que la Alameda, fue decayendo poco a poco, convirtiéndose en casa de citas en la España de la posguerra.

De una manera o de otra, los últimos moradores, tal vez debido a la época de escasez y miseria, tal vez por dejadez, la fueron dejando morir en su abandono, siento total su decadencia posterior a 1980, fecha en la que dejó de estar habitada. Ya por sobre los años cincuenta, corrían rumores de misterio sobre La Casa de las Sirenas. Los vecinos colindantes, se hacían confidencias a media voz de ruidos extraños provenientes de la casa, y la chiquillería jugaba a convertirse en valientes e intrépidos capitanes para reptar por sus muros casi derruidos y adentrarse en su lúgubre interior, cubierto de polvo y telarañas, con alguna que otra lámpara modelo Versalles que daba fe de lo que en otro tiempo había sido.

Aún a pesar de tales actos de valentía, siempre salían precipitadamente de la misma, con la cara pálida como la cera, los ojos desmesuradamente abiertos, y sobre todo, presas del miedo y del pánico. Entre ellos se contaban lo que habían visto, lo que habían oído, lo que habían percibido: Etéreas figuras que pululaban por la estancia, golpes provenientes de ningún sitio, sonido de pasos inesistentes e incluso murmullos que se alejaban en el aire.

Las murmuraciones contaban, que debajo de la casa pasaban túneles, y que además en la casa habitaba un fantasma, puede que proveniente de los mismos, o del mismo núcleo de la familia de la Portilla.
La historia provenía de cuando esta familia habitaba en ella. Según decían, uno de sus descendientes podría haber estado confinado dentro de la vivienda hasta el día en que murió. Este descendiente, acomplejado y traumatizado desde su infancia por su condición homosexual, habría optado por llevar una vida de reclusión dentro de su propia casa, autocastigándose por ello. Pero existían otra versión similar aunque con una notable diferencia: el enclaustramiento no había sido voluntario, sino obligado por sus propios familiares, temeroso de que lo que entonces se consideraba una vergüenza saliera a la luz pública, siendo muchos los que afirmaban que además lo mantenían atado para que no se escapase.

Tal vez su muerte fuera natural, tal vez provocada, pero todos entonces aseguraban que el supuesto fantasma que habitaba en las ruinas de la casa era el suyo. Ya fuera cierto o puro juego de la fantasía, La Casa de las Sirenas siguió manteniendo un cierto aura de misterio hasta el final de sus existencia, cuando ya totalmente derrumbada por falta de asistencia, fue demolida a principios de los años noventa de la pasada centuria y reconstruida nuevamente, fiel réplica del original, majestuosa y altanera, para convertirse en el Centro Cívico Las Sirenas, lugar cultural que ha vuelto a hacer resurgir la sufrida Alameda de Hércules.

Actualmente han vuelto a circular los rumores de que el personal de seguridad del edificio percibía fuerzas extrañas, e incluso alguien aseguró haber visto una figura etérea en las caballerizas.

Tal vez, ahora que están tan en voga las leyendas sobre fantasmas y fenómenos paranormales, estos rumores que resurgen de nuevo sean fruto del deseo popular de devolver de nuevo a La Casa de las Sirenas, el mismo misterio que se le otorgó en otro tiempo, lo mismo que se la ha devuelto la majestuosidad de entonces.
 

LA SEVILLA DESCONOCIDA. LA LEYENDA DE LA CALLE SIERPES

PINCHA AQUÍ PARA RECIBIR INFORMACIÓN SOBRE LA SEVILLA DESCONOCIDA

Antes de seguir escribiendo, quería daros las gracias por la cantidad de comentarios que dejáis en las entradas de “La Sevilla Desconocida”, me animan a seguir escribiendo, puesto que creo que tenemos por suerte una Sevilla mágica y misteriosa que en cualquier esquina en cualquier “escondrijo” esconde la más fantástica de las historia, las cuales merecen ser transmitidas en el tiempo para que nuestros hijos conozcan esta maravillosa “Sevilla Desconocida”. Gracias a todos.

En esta entrada voy a hablaros sobre una leyenda que recuerdo me contó mi madre cuando era apenas una niña, y que, la verdad, es que en aquellos años de inocencia me produjo mucho miedo. A continuación os la transcribo: La leyenda de la calle Sierpes. Esta obra está recogida del libro de José María de Mena “Tradiciones y Leyendas Sevillanas”.Espero que os guste.


LA LEYENDA DE LA CALLE SIERPES

A finales del siglo XV, cuando aún no había terminado la Reconquista, Sevilla era el lugar de paso para las tropas que se dirigían al reino de  Granada. Se trataba de una frontera insegura, la cuál permitía infiltrarse fácilmente a individuos armados y merodeadores. En muchas ciudades, y por supuesto en Sevilla había barrios de personas descontentas que siempre estaban dispuestos a fomentar la revuelta. Para agravar más la situación, los nobles españoles estaban divididos en bandos, todos hostiles al poder real que intentaba disminuir sus privilegios para fortalecer la autoridad de la Corona.

Por aquel entonces comenzaron a ocurrir en Sevilla siniestros sucesos… con frecuencia faltaban niños. Unas veces desaparecían en la noche de sus casas, robados de sus propias cunas; otras veces desaparecían al atardecer, sin regresar de sus juegos a sus casas, sin que jamás se volviera a saber de ellos.

Cundió la alarma en la ciudad con mil rumores. Unos decían que los niños eran robados por judíos para sacrílegas parodias de la crucifixión de Cristo; otros aseguraban que los niños eran robados por bandidos moros a los palacios del rey de Granada para convertirlos en esclavos; otros, que más bién eran piratas turcos que remontaban el Guadalquivir en barcas, entraban en la ciudad disfrazados de mercaderes para llevarse los niños y venderlos en los mercados del gran Sultán de Constantinopla.

Pero cierto día un hombre se presentó en casa de Don Alonso de Cárdenas, que por aquel entonces regentaba la ciudad. Aquel hombre no quiso mostrar su rostro ni decir su nombre. Venía a hablar del asunto de los robos de los niños que tan acongojada tenía a la ciudad. Don Alonso le preguntó que si sabía de quién o quiénes eran los autores, y que se le ayudaba a prenderlos los haría quemar a fuego lento en el campo de Tablada o los manadaría a descuartizar entre cuatro caballos en la Plaza de San Francisco. El hombre le preguntó que cuál sería su recompensa si le ayudase a terminar con aquel grave asunto. Don Alonso le dijo que el premio sería lo que el quisiera; el hombre pidió su libertad pero como  no se fiaba de las promesas de Don Alonso, pidió un compromiso por escrito ante un escribano y Don Alonso aceptó. Delante del escribano  explicó que era un preso fugitivo, que se había escapado de los calabozos de la cárcel a través de las antiguas cloacas, y fue intentando huir por aquellos laberintos estrechos cuando encontró a quien robaba los niños. Don Alonso firmó el escrito en el que se redactaba que perdonaba de sus delitos y liberaba a este hombre, Melchor de Quintana y Argüeso, bachiller en Letras por los Estudios de Osuna, tercera Universidad de España. Melchor le dijo que no sólo le diría quién era el autor de los secuestros sino que le llevaría hasta él, ya que lo había matado hacia dos días. Se dirigieron entonces a la calle Entrecárceles y entraron en el caserón de la cácel Real, llegaron al calabozo dónde había estado encarcelado Melchor y se bajaron por las cloacas hasta llegar a un lugar dónde se cruzaban varias galerias.

Antigua Cárcel Real de Sevilla. Actualmente Sede de “Cajasol”

Fue entonces cuando Melchor dijo: ” Ahí tenéis al ladrón y matador de niños”. Y levantando la antorcha para iluminar mostró a los acompañantes el cuerpo de un monstruoso animal, que en un principio parecía un cocodrilo o un dragón pero que finalmente reconocieron como una gran serpiente, de temible aspecto. Uno de los alguaciles armados reconoció  la galeria y afirmó que en efecto era aquella gran bestia la que robaba a los niños saliendo por otras cloacas al interior de las casas pués había visto por el suelo algunos restos infantiles. Don Alonso se dirigió a Melchor y le dijo que era libre, que podía marchar a donde quisiera pero que pasara antes por la Casa Consistorial dónde le darían algún empleo si quisiera quedarse en Sevilla o dinero para que volviera a su pueblo si así lo deseaba.

Don Alonso ordenó que el disforme “cuerpo de la Sierpe” fuera sacado de aquella galería y fuera expuesto en la calle de Espaderos. A fuerza de repetir el relato de lo sucedido a esta calle se le empezó a llamar ” La calle de la Sierpe”, borrándose así la memoria del nombre que antes tenía, Espaderos.


A continuación ponemos los enlaces de las páginas de dónde hemos tomado las fotos:

http://www.fotolog.com/reino_de_sevilla/35977037

http://personal.us.es/alporu/histsevilla/audiencia.htm

http://leyendasdesevilla.blogspot.com/2011/01/historia-y-leyenda-de-la-calle-sierpes.html

http://www.google.es/imgres?imgurl=http://2.bp.blogspot.com/

Como ya hemos expuesto con anterioridad esta entrada ha sido extraída del libro “Tradiciones y leyendas sevillanas” de José María de Mena.